Nostalgias de amor Y Corporeidades intensas

Nostalgias de amor Y Corporeidades intensas

Nostalgias de amor

Y

Corporeidades intensas

 

Sebastiano Monada

 

 

Nostalgias de amor.pdf

 

 

 

 

Índice:

 

Prefacio                                                 

 

Nostalgias de amor

Nostalgias de Miraflores                         

Primer amor                                           

Búsqueda desiderativa                            

En el umbral de todo                                       

Muchacha de tez morena                        

Inscripción en la piel de mi memoria               

Una tarde ardiente                                  

Momento                                                

 

Corporeidades intensas

El cuerpo                                                 

 

Lenguaje entre cuerpos                           

 

Sofía                                                      

 

La guerrera                                             

 

Flor solar                                                

 

Mujer adolescente, impetuosa                 

 

Sacrificio amoroso                                   

 

 

 

Prefacio

 

Los poemas presentados, en la primera parte, forman parte del poemario Nostalgias de amor. El poemario también contiene parte del poemario Corporeidades intensas. El poemario Nostalgias de amor congrega poemas escritos hace unos años, recordando a amores perdidos. Empero, recuperados por la memoria, mediante la labor maravillosa de actualizar el denominado pasado. En principio, formaron parte del Poemario del retorno; ahora son presentados aparte, en su propio espacio. Como ocurrió con Alboradas crepusculares, se trata de la segunda versión de los poemas. Incorporando, además de la influencia de Cesar Vallejo, la musicalidad gitana de Federico García Lorca y las metáforas abismales de Vicente Huidobro. Lo que corresponde a Corporeidades intensas, nombre también de un poemario publicado con anterioridad, también van a ser seleccionados un grupo de poemas, afines al tema de los cuerpos y, de la misma manera, se optará por una segunda versión.

 

Entonces estamos ante un poemario que titula Nostalgias de amor y Corporeidades intensas. La reunión de ambos poemarios se debe a la continuidad temática del amor, con su consecuente asidero en la potencia del cuerpo. La revisión y la segunda versión de los poemas seleccionados de Corporeidades intensas, fue más difícil, pues se trataba de poemas que se inscriben con expresiones cortas; buscando, en la primera versión, más que el ritmo, como acontece con las segundas versiones, la imagen rápida, corta, que integre la expresión poética, que se quiere transmitir, de una manera ágil. En principio se quiso dejar los poemas tal como estaban, pues su estructura respondía a otra forma de escritura de la poesía. Sin embargo, hubiera faltado en el poemario la continuidad del ritmo.

 

 

 

 

 

Nostalgias de amor

 

Nostalgias de Miraflores

 

 

 

 

 

 

¿Dónde estarás?

Alguna vez tus ojos aguijonearon mi apertura

Avispas incandescentes, fuegos de San Juan

Ternura escolar, piel fértil

Origen de las preguntas

¿Te amé o solo era mi afirmación de macho?

Me gustaría estar contigo nuevamente

Amar el tiempo en tus sensaciones experimentadas

Desconocer el caprichoso invento masculino

Ser sólo una inscripción en las líneas de tus manos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primer amor

 

 

 

 

Todos los tiempos en el ahora

Mezclados como matorral, floresta tejida

Abigarramiento portentoso de resonancias

Como eco de tambores tensados

 

Recuerdo tus ojos celestes, incandescentes órbitas

Iluminando socavones insondables de mi cuerpo

Prendidas de semblante mancebo

Cabellos claros envueltos en una cola

Dejando frente descubierta, lucidez rozagante

Como apacible paisaje visto desde la montaña

Finos cartílagos, semblante venerable

Como claro de luna en piano

Cautivador cuadro, candor y mocedad escolar

 

Me mostraste tu mano para leer tu hado

En surcos trazados desde tus ancestros

No supe decirte, tus caminos se encontraban conmigo

En el descubrimiento continental de nuestros cuerpos

Preferí callar

Tímido adolescente ante posibilidad de incandescencia

Crepitante de tu ensayo inicial y el mío

 

Viniste una mañana con mandil blanco de paloma

Cuando retorné a la tierra, oikos maternal, cobijo nuestro

Tampoco pude responderte jamás

Creyendo en importancia de compromisos legendarios

Errando en la apreciación insostenible

No hay nada más importante sino componenda voluptuosa

De tu piel y la mía develando el secreto

Del caos y del cosmos entrelazados

En abrazos cómplices en compulsiva

Y plañidera retribución inmensa

 

El goce de la entrega y de la desaparición en el otro

Renuncia de uno mismo en diseminación vaporosa

Reivindicación de alteridad transgresora

Asombrosa donación pasional complementada

Pedestal franco de otras entregas venideras

 

Raíces de pareja, causas colecticas

Pertenecemos a memorias de poblados amores

Por exploraciones sigilosas y aventureras

Amor a vulnerable condición humana

Amor a la tierra vista al nacer por tiernos ojos

Iniciando su vuelo de pichón temeroso

Y piel desnuda sin huellas ni inscripciones

Territorio denso en climas embriagantes

Como senos absolutos sabiendo a miel del paraíso

Amamantando nuestra hambre cosmopolita

 

Te amo en mis recuerdos reanudados

Persiguiéndote perseverante en mi memoria devota

Recuerdos cíclicos curvados de nostalgias

Dibujando tus ojos inmaculados

Como cielo limpio y despejado

Rostro inocente y hechicero

Magia de expresión simétrica

Comunicando por gramática facial inefable  

Manos suaves surcadas por trayectos hilvanados

Recorridos genealógicos habituales

Señalando un encuentro no acontecido

 

Te amo en esa noche entregándome en tus manos

El tesoro guardado por ceremonias familiares

Te amo en tu guardapolvo blanco

Como luz de luna divagando en agua arqueada

Blandiendo como bandera tu virtud preservada

Una mañana de mis retornos cíclicos

 

Ahora vuelvo en recuperación del tiempo perdido

A encontrarme contigo descifrando la geografía

De distancias trazadas por rutas caprichosas

Itinerario paradisiaco de tus manos delicadas

Concediéndote mi cuerpo curtido por los años

Donde tus destrezas puedan posarse

Como mariposas primaverales en troncos de arboles

Yaciendo candorosamente en mi piel soñadora

Dibujando cartografía voluptuosa del desvanecimiento

 

No sé dónde estás ni cómo

Quiero sepas no te he olvidado nunca

No he renunciado a ti siempre

Amaré tus años inscritos en tu sereno cuerpo

Tu edad madurada en experiencias aposentadas

La huella de tus arrugas maravillosas y sabias

Algunas canas visibles como rayos de sol

Atravesando nubes de mármol

Encontrando en el tiempo acumulado

En reflexiones calcinas de huesos de marfil

La escolar de aquellos días inocentes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Búsqueda desiderativa

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que más me impresiona de ti

¿Tu boca carnosa donde se guarecen miles de besos húmedos?

¿Tu rostro juvenil, resplandeciente como el cielo de invierno

Sin nubes?

¿El perfil peninsular repitiendo el candor de tu madre?

¿Tu cabellera brillante cayendo como cascada de luz

Sobre tus hombros delgados?

¿Tus grandes ojos locuaces, haciendo de ti una mirada

Repentina y pronunciada?

¿Tu perfil de hembra total, conjugando la gramática

De las curvas

Con la apacible figura selenita

Pintando en las aguas

El recorrido soñado de tu premura femenina?

¿El suspenso agravado, la dilatada espera

La imposibilidad misma de entregarnos?

 

Apenas la fantasía de otro mundo

Donde podamos dedicarnos

A cultivar canciones itinerantes

En la superficie fértil de nuestros cuerpos

 

 

 

 

 

En el umbral de todo

 

 

 

 

 

 

Cuando veo tus ojos pardos mirarme

Desde profundidades caladas en huesos

Avizorar de águila disipado penumbras

Mirar viajero cruzando umbrales

 

Cuando te abandonas dejándote suelta

Como hoja perdida en la tormenta

Nostálgica novela otoñal de Lin Yutang

Llevada por tercos vientos invisibles

A lejanos e ignotos territorios olvidados

 

Cuando estas frente a mi garbosa mozuela

Alegre y risueña como niña traviesa

Labios pulposos insinuando éxtasis inesperados

Y exuberantes agonías celestiales

 

Cabellos luminosos brillando solarmente

Cuerpo sensual como bosque tropical

Después de profusa lluvia colosal

Canción cantada por trovadores desvelados

En noches de serenatas románticas 

 

Pienso calosamente en la vida

En tejidos de awayos indescifrables

Hilados por antiguas manos virtuosas

De pitonisas mujeres clarividentes

Oráculos melancólicos del destino

 

Vieron cómo se desvanecían uno a uno

Los itinerantes horizontes nómadas

Atravesados por fuerzas desatadas

Por el lóbrego mamífero que se peina

A decir del humano Cesar Vallejo

Entrañable poeta serrano

 

Somos solamente eso

Cuerpos consagrados a abolir umbrales

Diseminar curvados horizontes fugitivos

Vigores recorridos por fluidos pródigos

Deseos como corrientes de peces

Convertidos en flotantes arcoíris

Aro de colores hecho por mariposas

O manadas veloces de jamelgos míticos

Queriendo conquistar en un instante la eternidad

Ansiada como regalo de la divinidad

Consagrada a deidades apasionadas

Voluptuosa conflagración somática de dioses olvidados

Compulsión de pasiones sin narrativa antelada

 

No hay respuestas a preguntas filosóficas

Toda respuesta es posible como cualquier otra

Con tal de seguir estela irradiada por premisas

Elaboradas pacientemente por alfareras

De serviciales panzudas vasijas de barro

Ninguna respuesta logra atrapar el devenir

 

Importante es aprender asombrados

Peregrinas e intrépidas exploraciones

Dedicadas maestras de experiencias ignotas

Donaciones sin parsimonia ordenada

Soplos de requerimientos sensuales

Pasión inscrita en genoma humano

 

Importante es entender por intuición espontánea  

No se trata de verdades sino de vivencias

Certezas proliferantes como enjambres

De mariposas quiméricas de Macondo

No se trata de ciencias sino de poiesis

Creación y recreación constante de vida

 

No se trata de consumo sino de plenitud

No se trata de ostentación sino de felicidad

No se trata de satisfacción sino de alegría

No se trata de logros sino de realizaciones

No se trata de economía sino de armonía

No se trata de poder sino de potencia

No se trata de realismo sino de creación

No se trata de conocer sino de amar

Hay un saber profundo nacido del amor

 

Ahora aposentada en dintel de puerta tallada

Hablándome como delicada ave mensajera

Anunciando apocalíptica crepúsculo de caudillos

Y de enmohecidas ideologías amargadas

Amo tu bifurcación en umbral arqueado

 

Deseo como apetitos circulantes de la carne

Llegues a mí como ángel seducido

Conquistado por fugaces clamores

Imperceptibles en raptos veloces

De tu garboso ajayo suspirante

Profundidades enigmáticas de tu piel

Maná dulce como la miel

Intensa finitud desafiante del infinito incierto

Intrepidez fáctica de heroicos mortales

Interpelando a dioses muertos

No sepultados nunca

 

Refugiándote en lumbre inflamada

De mi tensa piel enamorada

Cobijándote tierna en apertura

De mi complexión rebelde

Fulgurante entrega una noche de insomnios

 

Cuando cruces el umbral de la puerta

Todo volverá a ser como fue siempre

Desde un principio como origen de la carne

Devolveremos al cuerpo insondable

Reconocimiento merecido por sensaciones

Memorionas de transmutadas figuras análogas

Imaginaciones como sueño de niñas despreocupadas

Y razones como axiomas cartesianos irrefutables

Percepción integrada a creaciones perdurables

Intuición de mutantes universos soñados

Única evidenciada certeza posible

De congregación sensible

En cuerpo hermenéutico

 

Existencia irrefutable como argumento matemático

Dadora de sensaciones convertidas en huellas

Huellas convertidas en inscripciones perenes

Escritura anterior convertida en memoria

 

Cuando cruces la puerta y dejes el dintel

Como deja la vajilla de porcelana el mantel

Susurraré a tu delicado cartílago oyente

Sortija encarnada para atrapar sonidos

Caracol donde se esconden resonancias de mar

Como oraciones marchitadas en el altar

 

Contándote traviesamente mis intensiones

Embriagadas por espera tibia y estimulante

Ciñendo amorosamente tu cuerpo fresco reticente

Descubriendo en ti sabiduría somática heredada

Tradición verbal de usanzas repetidas

Hábitos amorosos y galopantes

Estampida de unicornios cantados

Albergada por mujeres como zafras copiosas

De exuberante verano caluroso

En pictóricos llanos extendidos

Acariciados por brisas voladoras

Y por ondas de luz vibrantes

Guitarreras encomiables de aldeas lejanas

Vibrando en atmósfera espumosa

Como burbujeo cambiante

 

Seremos repetición verosímil

Como cadencia de danza ágil

De todas las entregas derrochadas

En alcobas resguardadas por fantasmas

De veteranos amantes legendarios 

 

 

 

 

 

Muchacha de tez morena

 

 

 

 

 

 

Muchacha de tez morena

Amasada cariñosamente en aceituna

Y barnizada prolijamente en tulipán violeta

Parafraseando a Federico García Lorca

 

Cabellos nocturnos inmensos como tejido ancestral

De canciones hendidas en concavidad abismal

Materia y energía oscura sideral

Melena rizada descendiendo copiosa

Sobre tus delicados hombros relucientes 

 

Corriente de remansos dibujados magistralmente

En tenor clamoroso de ríos rumoreantes

Colmada propicia floresta azabache

Sobre suave espalda manceba

Dulce pensamiento de explanada cobriza

Donde cabalgan gallardas pretensiones

Ardientes como brasas encendidas

De almacenados leños de fogata

 

Manada en tropel de yeguas celosas

Y caballos alborotados por el viaje

Veloces como geométricas ondas de luz

Vibrando como pendulares oscilaciones en cruz

 

Tus ojos juguetones alardean audacias

Brillantes como concavidad fenomenal

Abriéndose en sensual entrega crepuscular

Firmamento rememorado en brillo ocular

Como uvas dedicadas al vino tinto

 

Tus esféricos ojos oscuros

Codiciados diamantes demandados

Por mercadeo de deseos insatisfechos

Sustituidos por banales deleites comerciales

 

Tus melodiosos ojos viajeros

Ornamentos de sacrificios tribales

Rito y ceremonia de nacimientos

De incansables ciclos agrarios

Miran navegando bordes del mar

Y del cielo nocturno despejado como ámbar

Tocándose las manos como enamorados

 

Tus alborozados ojos iluminados

Se muestran osadamente sediciosos

Naves intrépidas cazadoras de vientos

Pescadoras de corrientes marinas

 

Tu cuerpo lozano como arbusto confiado

Del sabio Altiplano silencioso y reflexivo

Febril en alegórica iniciación ceremonial

Rito tenazmente repetido como vendaval

Inscripciones mágicas grabadas en piel

Dibujadas curvas ondeando delicadas

Como convincente melodía ambiental

Instintivas como enunciados de Buda

Descifrando sencillamente acertijos cósmicos

Gramática arqueada de formas 

Candorosas como confianza infantil

 

Comienzas a diseñar hermoso cuerpo extasiado

Espesor sensible de deseos fugitivos

Mujer voluptuosa como desnudez en tarde asoleada

Brillando como planetas descubiertos recientemente

 

Piernas esbeltas como recias certezas sensuales

Y radiantes como acontecimientos creativos

Pronunciación primaveral en invierno

Como combinación caprichosa de pinceles

Y alquimistas colores mágicos

De perfiles y premuras jóvenes

 

Compositoras caderas en devenir insinuante

Metamorfosis erótica de complexión humana

Pectoral grácil como gacela frágil

Perdida en bosque incendiado

Por ardiente emanación de fragancias hechiceras

Desprendidas como sudor benigno de membrana

Narrativa corporal devenida de pluriverso soñado

Epidermis sensual como melodías de acordeón

Exhalando danzantes alegrías nostálgicas

En atardecer denso por cavilaciones etéreas

Y juvenil como medio día sin sombras

 

Fascinantemente inocente como pétalos de flores

Ofreciendo colores a avispas laboriosas

Pentagrama musical escrito en tu alma

Emanado de emoción calcárea de tus huesos

Metamorfosis pictórica como cuadros impresionistas

Del solitario pintor Vincent van Gogh

Resaltando ritual iniciación fecunda

 

Adoro tu rozagante rostro adolescente

Deslumbrante como sol del alba

Destacando en alborotada calle adoquinada

Presencia estética ordenando composiciones

De constante y periódica vida cotidiana

 

Tierna imagen de chiquilla inquieta

Boceto de mujer en ciernes

Esbozo femenino en papel fino

Y trazos convocativos de emociones

Rendidas ante tu gracia franca

 

Te mueves con elegante garbo natural

Surgiendo de la nada con movimientos exquisitos

Como ingeniosa sublime nota musical

Ligera como soplada hoja otoñal

Vaporosa como agua de cascadas

 

Tu risa párvula inquieta el clima

De atormentados entornos enamorados

Tus modales traviesos desmontan reglas

Y normas ateridas en instituciones acostumbradas

A repetir mecánicamente poses abatidas

Desvanecen burocráticas fronteras inventadas

Por estados enloquecidos por espontánea

Acompasada corpórea desenvoltura creativa

Ágil como movimientos acuáticos

De corrientes de peces plateados

Son tus rasgos pasos de gacela

 

Abolen enmohecidos umbrales melancólicos

Provocando repentinos raptos de pasión

Como asaltos nómadas a urbes sedentarias

Hechizando mi enjundia aguerrida

 

 

 

 

 

 

Inscripción en la piel de mi memoria

 

 

 

 

 

Silueta vaporosa trasladando intensidades diluidas

En piel como pomada hecha de yerbas amazónicas

Rostro combinando Asia y Occidente

En mezcla artística de arte y cultura

Europea y criolla americana

Tus ojos asiáticos miran en lontananza

E interpreta apasionado tu corazón mestizo

 

Mirada clara como albor del alba

Luz intrépida como vuelo de águila

Aleteo cazador escrutadoramente jovial

En preguntas lucidas embriagadas de curiosidad

Clamorosa como despertar de niña

 

Te he amado como se ama lo que no se puede perder

Una tarde asoleada liberada frente a tu ventana

Caricia dulce de narraciones no dichas ni escritas

Insinuación de mundos desconocidos

Esperando en bordes de tu habitación

Cuerpo delgado como pincelada de acuarela

De talentoso pintor de Montmartre

¿Por qué no tomé el sendero entre los matorrales?

 

Nacimiento turbulento del río

Agrietando rocas esculpidas

Con corrientes sanguíneas

Mientras caen cascadas como velos de novias

¿Por qué no me confundí contigo de una vez para siempre?

 

Fundidos por el fuego como ocurre con el metal

Cuando la materia recuerda volcánicos orígenes

Del azulado y acuático planeta terrenal

Aleación voluptuosa de minerales atesorados

En nuestros entrañables cuerpos enamorados

 

Hoy, te recuerdo, fragancia delicada del sol naciente

Y del desembarco bárbaro conquistador de ciudades doradas

Hoy, te vuelvo a amar como aquella tarde incendiada

Fugacidad, olvido atrapado en fisuras del tiempo

Hoy, quisiera quedarme, detenido en la premura

Ansiedad blanda en costados de tu piel canela

Explanada ritual donde se da batalla

Entre corceles salvajes y domadores nativos

 

¿Dónde estarás ahora que viajas en mi memoria?

Estas en mí como partículas de recuerdos

Recorriendo flujos intensos de mi cuerpo

También en otra parte, en algún lugar, cobijándote

Como cobija la caricia del lecho el sueño de una virgen

 

Donde estés, aquí me tienes

Entregado a la disolución del suceso

Golpeando puertas del crepúsculo

Donde se hunde el espectador comprometido

Para encontrarme contigo en socavones

De una dilatada antigüedad obstinada

Oscuridad sin recinto ni ocasión

Imaginada melodía de añorada canción

Negándose a desvanecerse como huella en el desierto

Páramo inhabitado yermo y sin árboles

Poblado de recueros murmurantes

Removiendo con manos invisibles la arena

Dominio quimérico de los sueños

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una tarde ardiente

 

 

 

 

 

 

 

Una tarde ardiente

Estuviste enhebrando tus inquietudes

Como costurera sigilosa ensartando el hilo

En orificio de aguja usada por sastres

Me acerque a ti para amorrar tu fonética

Danzando fragante en el aire emocionado

 

Te abordé repentinamente en fiero asalto

Como ataque sigiloso de búho nocturno

O leopardo silencioso sorprendiendo a la presa

Beso inesperado, felino, depredador

Acto raptor hecho con sagacidad y amor

 

Sentí tu lengua huidiza, tu inocencia sorprendida

Tu boca acuosa, nacimiento de ríos

Manjar del paraíso poblado de vírgenes y muchachos

Me deleite tenerte así entre mis manos

Hospedarte cohabitada por mi aliento enardecido

No atinabas a nada, asombrada ante el acontecimiento

No te defendiste, tan solo dejaste deslizarse el lance

 

Te amé en tu pureza arrebatada

En la humedad de tu boca

En tu lengua manceba

En tus senos castos

En tu percepción fúlgida

Dilema de rechazo y de aceptación

 

Te amé cuando me volviste a besar

Obligadme a quedarme contigo

Fue una aglomeración de besos fogosos

Suplicantes como demandas almacenadas

En memorias del cuerpo apasionado

 

Me quedé residiendo en tu piel

Como campamento nómada en el desierto

Me enraicé en tu cuerpo escurridizo

En tu adolescencia en alborada de todo

Me quede con tus aprendizajes sensuales

 

Amé tu cuerpo suave, tu piel lisa

Tus piernas delgadas aceitunadas

Tu respiración agitada como las tempestades

Ame tus entregas donantes

Cuando podíamos ensayar renovada conquista

 

Amo tus encantos llanos

Tu manera de amar sigilosamente

Tu manera de ser mujer

Fémina de nuestras comarcas rebeldes

 

 

 

 

 

 

Momento

 

 

 

 

 

El momento

Huevo de tiempo fecundado

Incubándose como serpiente alada

En diáspora dispersa y fragmentada

 

Disponibilidad plena desafiante alteridad

Profusa en repercusiones indescifrables 

Como desborde de explosión inicial

Expandiéndose como estampida o vendaval

De recios jamelgos asustados

O vientos aturdidos por arrepentimientos

Azorados como recién llegados a la fiesta

 

Energía desbordante

Como explosión de estrellas colisionadas

Colosales manifestaciones de energías y fuerzas

De donación y derroche inconfundibles

Cuando estamos expuestos a jugarnos

Poniendo el pellejo delante de las balas

 

El momento exige de nosotros entrega

Quiere ansiosamente todo el cuerpo liberado

Ahora, entregado a normas institucionales 

Acto heroico desafiando a historia inventada

Oponiéndole otros recorridos posibilitados

Como elaborados tejidos de colores

Plasmados artesanalmente en awayos

 

Momento

Inquietud contenida como capullo de rosa

Quiere permanentes recorridos circulares

Orbitando eternamente alrededor del sol

Aprovechando fuego calentando frías manos

Y efervescente cuerpo danzante de rocanrol

 

Caminos convergentes en tangentes de intensidad

Como esplendor rozagante de mocedad

Situación pronunciada en instante sin tiempo

Como acontecimiento probable sin espejo

Donde repetirse en perfil perfecto

 

 

Coyuntura articulando huesos engranados

Dando movimientos flexibles a andanzas

De sucesos desplegados en ansias

Costurando vestimentas olvidadas

 

El instante es impetuoso

Como desborde sensual de sueño de muchacha

Iniciada en arte proliferante de seducciones

Acostada en la hamaca chaqueña de la tarde

Y de la adormilada siesta imperturbable

 

Certeza inmediata de pletórica existencia

Exuberancia de órganos activados

En desatada compulsión vital

De frenético metabolismo astral 

 

Consumaciones compulsivas conmoviendo mundos

Esferas aparecidas en fiestas alucinantes y carnavalescas

Efluvio efervescente de sensaciones inestables

Espesores de climas corporales

Como preguntas de escritores dramáticos

 

Instante

Intuición de complexión absoluta

Diseminación de toda estructura aterida

De toda pretensión anclada en mar en calma

Diseminación del caos y de la armonía

Instante preciso en descripciones detalladas

 

Oportunidad suprema

Disfrute de la vida en abundancia

Sufrimiento de la vida en desventura

Goce supremo de dolor y alegría conjugados

 

 

Instante eterno

Cuando comprendemos

Esta fugacidad extinguida

Es lo único tenido a mano

Espesor de territorios entrelazados

Antes, en desaparición incomprensible

 

Momento

Burbuja especulativa de esperanzas

Cuando pienso en ti

Como refulgente canción de pueblos

Dulce interpretación de conjunción sedentaria

 

Candorosa grafía manifestando sortilegio

Cuando me sé hechizado

Por tu enunciación anatómica

Dispuesto estoy a batirme por ti

Contra las contingencias, el azar y la necesidad

 

Instante

Cuando te conviertes en comienzo

Y telos de toda materialización inconmensurable

Como prolífica invención de formas y contenidos

De expresiones deambulantes

 

Instante

Desbordante en densidades copiosas

Ningún concepto puede atrapar incidencia sensible

Como del remanso cósmico sin ayer ni mañana

Así recitaba el poeta gaucho Juan Carlos Dávalos

Remanso claro como tarde de verano

 

No puede capturar

Con redes abstractas de telarañas surrealistas

Formadas de hilos tenues y resistentes

Cartas escondidas de presentación

En sociedades atrapadas por organización

Fijada en hábitos y costumbres

De ateridos comportamiento clientelares

Filamentos invisibles encargados

De vaciar espesores dinámicos

Cuerpos, encontrando en ellos

El núcleo imposible del ser y la nada

 

Momento para afirmarnos en congregación

Y diseminación acontecida en sociedades sosegadas

Pétreas instituciones consolidadas

Del incomprensible espacio-tiempo

 

Momento

Instante de vida creativa

En apremiante plasmación insaciable

Como cuadro pictórico inacabado

 

No hay tiempo para comprenderte

No hay recursos para detenerte

Sólo dejarte pasar atravesando

La constelación emotiva

De mi transición somática

 

 

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Corporeidades intensas

 

 

El cuerpo

 

 

 

 

 

La sabiduría está en los cuerpos

Como agua en la Tierra

No en los discursos

Ellos saben expresar

Pero no saben intuir

 

Contienen

Como contiene la copa el vino

Cuando danzan

Cuerpos versátiles del ballet

En escenarios pintados por luces

Recordando al cancán del cabaret  

 

Contienen

Como la vid a las uvas

Nadie sabe

Lo que el cuerpo puede

Memoria constituida

Desde la explosión inicial

Creación imaginativa infinitesimal

 

Los cuerpos saben

Por memorias sensibles

Atesoradas en piel y órganos

Hermenéuticas sin lenguaje

 

Nosotros

Que creemos conocer

Pretensiosos sabios crepusculares

No sabemos

Al excluir inscripción de huellas

Hemos olvidado

Extraviados y abandonados en burbujas

 

Nosotros

Sujetos

Pretendidamente

Separados de los cuerpos

 

Nosotros

Razón

Consciencia

Cosificación

 

Nosotros

Convocatoria diligente

Palabra sonora

Escrita en signos

Seguimos abatidos

Sin comprender

Que la palabra no es nada

Sin el cuerpo

 

 

 

 

Lenguaje entre cuerpos

 

 

 

 

 

 

Te hablo

Otredad

Cuerpo

Hablo a tu alteridad

A tu cuerpo pleno

 

Espesores sinceros

Como vitales espesores de océanos

En quienes debemos confiar

No hay estrategias, tampoco tácticas

No hay simulaciones

Son lugares no colonizados por la culpa

Son territorios libres

Como los bosques primordiales

No tienen necesidad de ser redimidos

 

Te hablo desde esa comarca

Matriz de nuestros orígenes

No es solo mía

Ni de nadie solo

Sino de todos

Hablo a ese otro paraje

Copioso en vidas

Melodioso en ciclos vitales

No es tampoco tuyo

Es de todos

 

Territorios y lugares autónomos

No nos pertenecen

No son propiedad de nadie

Son

Concavidad infinita de la noche

Melancólica brisa de la mañana

Bañada de escarchas encaracoladas

Soñando

Eterno comienzo del fuego

Rebelión imposible

Derrotada de antemano

Por paciente reflexión de quietud oscura

 

Fuego adolescente

Intempestivo lanzamiento afectivo

Confiado a intrépida travesura

Desgarradora de la nada

 

Herida hecha con cuchillos

De gitanos muertos

Apenas

Hace un rasguño

Mientras el silencio eterno

Cava en el olvido

Hondonadas ensimismadas

En estrepitosas caídas

Meditación muda

Sin conceptos

Sin figuras

 

Por eso te hablo

Sincero

Como habla la brisa

A ramas del bosque

Eterno comienzo

De lo mismo

Emoción inaugural

Dando nacimiento a universo

Mutante en devenires

Proliferantes

Es allí al eterno regreso

Donde

Debemos retornar

Escapando al bullicio

De nuestras pretensiones

 

Aunque no lo creas

Solo nuestros cuerpos permanecerán

Mientras nosotros abandonamos

Rápidamente

El mundo de las alegorías

Nuestros cuerpos

Que son, en parte

Meditación muda

Intrépido alzamiento intempestivo

 

Nuca gobernamos nuestros cuerpos

Creencia del ego

Autoengaño individual

Perdido

En el magma incandescente colectivo

 

Como verás

Apenas somos

Sensación momentánea

Cuerpo

Imaginación circunstancial

Pensamiento provisional

Eternidad meditada

Por poblado vacante

Aglomeraciones quietas

Veloces en sus caídas abismales

Intimidad insondable

Interioridad

No encontrada

 

Te hablo

Debemos dejar de codiciar

Riqueza de metal

Y poder paranoico

Debemos

Abandonar todo orgullo

Dejemos llevarnos

Por meditación sideral

Fuego rebelde

Contraste inscrito

Partícula virtual del universo

 

Tú y yo

Amamos

A nuestros seres queridos

Cuantos más sean mejor

Nos acercamos

A la inmensidad cóncava

De meditación profunda

 

Ese amor

Como afecto heredado

Por los cuerpos

Desde el afecto original

De explosión inaugural

Nave del viaje

Que nos aleja acercándonos

No anclemos

Como barco en puerto

Aposentando su armatoste agotado

En presente inexistente

Dejemos

A las corrientes

Llevarnos a lo desconocido

Sepamos, en la distancia

La clave del amor

A nuestros seres venerados

Recordemos sus ojos

Y sus sueños

Sus rostros propios

Y sus anhelos

 

Memorias sensibles

También mitológicas

Y olvidos selectivos

Historias de nunca acabar

Como oleajes contantes del mar

 

Volviendo a nuestros seres queridos

Dibujemos sus rasgos

Pues son señales y signos

De gramáticas corporales

Mapa de recuerdos hendidos

En piel cantora y danzante

Démosle abrazos vallejeanos

Emocionados

Qué más da conmovidos

Cuando estemos con ellos

Como volviendo de un largo viaje

Desde donde los extrañamos

Añorablemente

 

Ahora sabemos

Nadie es culpable de nada

Tampoco víctimas

Somos guerreros extraviados  

Historias no contadas

Somos personajes dúctiles

Narrativas convulsionadas

Intrepidez de fábula

 

Hablemos entonces

Como dice el pueblo

Con sinceridad

Sin tapujos ni cuidados

Sin mascaras blancas, piel negra

 

Hablemos apasionadamente

Convirtiendo nuestras sensaciones iniciales

En palabras

Evitemos la mediación

De razón abstracta

Estrategia atrevida

Dominación imposible

Violenta y sangrienta

No hagamos daño

Buscando imponernos

Tratemos de apoyarnos

Seguir adelante

 

Solo quedamos

Tú y yo

Aparente otredad

Yo

Aparente mismidad

Y recíprocamente

 

Multitudes no descubiertas

No conquistadas

Yo

Multitudes descubiertas

Sin embargo

Desconocidas

 

Solos quedamos

¿Matarnos?

¿Crees, es consecuencia necesaria?

¿No es mejor marchar juntos?

Espacio-tiempos mezclados

Meditaciones herméticas

De monjes ignotos

Corpúsculos imperceptibles

 

No sé

Dime tú

 

 

 

 



 

 

 

 

 

 

Sofía

 

 

 

 

Tu nombre, la sabiduría

Buscada ansiosamente por los hombres

¿Cómo puede guardarse este conocimiento?

En un cuerpo tan joven

Dúctil

Suave

Cómo puede darse el saber

Al toque irradiante del alba

 

Sólo sé

De tu alargada figura

Dibujada

Espesor del mundo

Rastro dejado

En el eterno retorno

De preguntas

Sin respuestas

Sobre el sentido de la existencia

Mientras tu cuerpo exhala las revelaciones

Propagando tu angelical respiración

Atmósfera incandescente

De recuerdos

 

Tus ojos mestizos recorren

La concavidad alterativa

Habitada por sensaciones sublevadas

Concavidad abierta

De mi cuerpo

Memoria sensible de amantes

Tu rostro latino

Me mira

Apacible curiosidad adolescente

Mientras

Dejo

Descifrar

La cadencia de la piel

 

Descubro tu belleza natural

Como sol naciente

En una noche fría

Retrocediendo ante consonancia de años

Descubro el secreto de tu aparición

Cuando tu voz se entona

Apacible

Orquesta de violines

Dejando deslizar la aguda composición

De las primeras sinfonías

 

Tus cabellos castaños

Envueltos

En una cola improvisada

Dejan caer mechones no atrapados

En la figura delgada

Pinceladas de acuarelas

Dejando en libertad

Los pensamientos viajeros

Como carabelas perdidas

En un océano de posibilidades

No exploradas

 

Amo

La constelación

Solitaria

De tu presencia

 

 

 

 

 

 

La guerrera

 

 

 

 

Cuerpo sensible

Como toda singular biología

Premonición inmediata

Comienzo y fin

 

Fértil

Estallido inicial

Creando de la nada todo

Gesto primordial

Autónomo

Decidiendo

Desenlaces intrépidos

Desencadenando

Pasiones

Desafiando

Supuestas leyes

Y aterida realidad

Promulgada

Se opone a esta impostura

Mirada intuitiva

Veloz

Luz perdida

En su huida

 

Nunca te convencieron

Las súplicas masculinas

Siempre

Jugaste

Travesura imprevista

No podías renunciar

A la potencia creativa

 

 

 

 

 

 

 

 

Flor solar

 

 

 

 

Manifestación colmada

Combinación

Candor

Eufemismo

 

Estas frente a mí

Mirada cósmica

Ardiente explosión

Estrellas alborotadas

 

Te miro

Mi cuerpo se inquieta

Quiere vibrante

Perderse en inmensidad arenosa

De tu dorada piel

Vertiginosa, dulce

Pintura impresionista

De colores turbulentos

Y dibujos curvos

Lozanos

Vitales

Brisa de la mañana

 

¿Son impulsos?

¿Instintos?

¿Deseos?

 

Eres tú

Soy yo

Enfrentados

Cuerpo a cuerpo

Pasión contra pasión

Deseo sumado a deseo

Atrapados en la atmósfera

Tupida

Imaginación transgresora

Violencia de fantasmas insomnes

Cabalgando

En llanuras de la noche

Interminable

 

Ansiedades

Como latidos de corazón

Romántico

Clima creado

Palpitaciones

Como de tambores afros

Coexistencias

Como nudos ecológicos

Entrelazando ciclos

Y cuerpos abrazados

Atraídos por la gravedad

Fuerza compulsiva de lo posible

 

Distanciando costumbres

Inquietud abierta

En el horizonte

Dibujo vaporoso

Entregas sin templanza

 

Sentirte

En cada resonancia afectiva

De mi corteza

Mientras

Mis labios resbalan

Pronunciación acuática

Por territorio paradisiaco

Enraizado en tu cuerpo

 

Quimeras vertidas

Como tramas contadas

Por generaciones sucesivas

Emanaciones de tu piel

Oriunda miel

Guardada en colmenas

Ocultas en lo recóndito

De los bosques

Almíbar derramado

Interrogaciones acarameladas

 

Amo tus melenas sueltas

Caricia solar

Irradiante

Aposentándose

Luminosa

Sobre hombros afables

Recorriendo

Fogosas

Topografía erótica

De tu espalda

Plácida

Pronunciación fosforescente

Como enjambre bochornoso

De refulgentes luciérnagas

Formas y colores del alba

 

Amo tus ojos sorprendidos

Tu intrepidez intempestiva

Tu boca pulposa

Inconsciente

Cómplice

De desacatos epicúreos

 

Amo tu cuerpo garboso

Medio día eterno

Presencia consistente del equilibrio

De la simetría poética de los dobles

 

Amo

Tu desalojo urbano

Tu perfil femenino

Canción de climas fértiles

Y tierras templadas

Memoria de amazonas

Intrépidas

Rememorando

El verdor de los bosques extinguidos

Multitudes rizo-maticas

Raíces sedientas

Poblaciones arborescentes

Demandantes

Troncos voluminosos  

Fuertes

Vigorosos

Voluntad vital

Desafiante

Vida forjadora

Captura vegetal

Pasiones solares

 

Los tejidos de mi carne

Se extienden

Como tejidos artesanos

Hilos invisibles

Rumores de sangre

Hacia ti

Envolviéndote

Con mantos de vicuña

 

Soñadas caricias aladas

De muchedumbres sedicentes

Mariposas liberadas

Escapando

Desde las crisálidas quebradas

Convertidas en poemas volantes

 

Mariposas estrepitosas

Como consagración de primavera

Exuberante densidad

De sensaciones desbocadas

Posándose

En la floresta fascinante

Del jardín íntimo de tus secretos

Últimas gotas de la tempestad

 

 

 

 

 

 

Mujer adolescente, impetuosa

 

 

 

 

 

 

Tus ojos brillantes

Como luces de metrópolis

Incandescentes

En noches iluminadas

Convertidas en días artificiales

 

Tus cabellos inmensos

Resbalando

Como cascadas azabaches

Sobre tus hombros relucientes

Y los llanos extasiados

De tu espalda deslumbrante

 

Contextura erótica

Como evocación de fiestas

De iniciación profana

Del cuerpo

Cobijado

Por ensoñación

Y utopía perdida

 

Mujer maravillosa

Como toda manifestación

Ecológica y planetaria

Dúctil

Como flexibilidad

De cuerpo danzante

Intensidad adolescente

 

Eres

La ofrenda

De la tierra prometida

A la vez

Paraíso perdido

 

Imposible renunciar

A tu figura intempestiva

A tu tiempo de preguntas

A tus senos primaverales

A tu boca inocente

A tu cuerpo sensual

Curvándose en la gravitación

De todo comienzo

 

Imposible

No entregarse

A tus caprichos  

A tus sueños

 

Imposible

Resistir

A tus encantos

De mujer iniciada

 

Amada

Como se ama

Develaciones de alboradas

Y crepúsculos ensangrentados

Descubriéndonos la belleza

De umbrales combados

Del día y de la noche

 

Cabellos nocturnos

Remolinos de preguntas

Piel sensible

A las usurpaciones

Imagen delirante

Entregada

A la explosión afectiva

Al goce profundo

De la piel

 

No me importa ya nada

Sino entregarte

Mi herencia

De tiempos ignotos

De sociedades atareadas

En prohibiciones

Entregadas

A las transgresiones

 

Solo quiero

Hundirme

En tus ojos verdosos

Bosques turbulentos

En tu cuerpo adolescente

Febril

 

Sólo quiero

Entregarme

A tu voluptuoso deseo

De vivir eternamente

El instante imposible

 

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sacrificio amoroso

 

 

 

 

 

 

Lluvia nocturna de rizos

Ondulantes

Como melodías

Derrochando cascadas

 

Clima virgen

Como todo comienzo

De la naturaleza fértil

Como humus febril

 

Luminosidad radiante

Como ideas de la ilustración

Sin embargo, tambien

Olvido

Mientras

Tu boca húmeda

Miel guardada

Por cuidados familiares

Es ocasión

De entregas y derroches

Prende

Timbales del corazón

Ardiente

 

Las aves viajeras

De tus ojos soñadores

Trazan

En su vuelo

Plañidero

La distancia inmensa

La distancia que separa

Tu deseo del mío

Recorrido intrépido

Del cazador nómada

Observando tu llegada

Al espesor

Del territorio de los sueños

 

La sensualidad de tu piel

No visitada

Exhala

Una canción ritual

Antes

Del sacrificio

Flor primaveral

Donde los pétalos de rosa

Caerán como en otoño

Las hojas

 

Hundiéndome en naufragio

Gozando en precipitación profunda 

Al fondo paradisiaco de tus encantos

Donde nos confundimos

Mezclados por el efluvio

De las sensaciones 


Contacto

Dinámicas moleculares

Andrés Bello 107
Cota Cota
La Paz-Bolivia


+591.71989419


Comunicado

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 


 

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 

 

Objetivo del programa:

Umbrales y limites de la episteme moderna, apertura al horizonte nómada de la episteme compleja.

 

Metodología:

Cursos virtuales, participación virtual en el debate, acceso a la biblioteca virtual, conexión virtual  colectiva. Control de lecturas a través de ensayos temáticos. Apoyo sistemático a la investigación monográfica. Presentación de un borrador a la finalización del curso. Corrección del borrador y presentación final; esta vez, mediante una exposición presencial.

 

Contenidos:

 

Modulo I

Perfiles de la episteme moderna

 

1.- Esquematismos dualistas

2.- Nacimientos de del esquematismo-dualista

3.- Del paradigma regigioso al paradigma cientifico 

4.- Esquematismo ideológico

 

Modulo II

Perfiles de la episteme compleja

 

1.- Teórias de sistemas

2.- Sistemas autopoieticos 

3.- Teorías nómadas

4.- Versiones de la teoria de la complejidad

 

Modulo III

Perspectivas e interpretaciones desde la complejidad

 

1.- Contra-poderes y contragenealogias 

2.- Composiciones complejas singulares

3.- Simultaneidad dinámica integral

4.- Acontecimiento complejo

 

Modulo IV

Singularidades eco-sociales 

 

1.- Devenir de mallas institucionales concretas

2.- Flujos sociales y espesores institucionales

3.- Voluntad de nada y decadencia

4.- Subversión de la potencia social

 

 

Temporalidad: Cuatro meses.

Desde el Inicio del programa hasta la Finalización del programa.

Finalizaciones reiterativas: cada cuatro meses, a partir del nuevo inicio.

Defensa de la Monografía. Defensas intermitentes de Monografías: Una semana después de cada finalización.



Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/estudios-del-presente/
Inscripciones: A través de la dirección: 

sebastianacontecimiento@gmail.com

Pluriversidad Oikologías

Avenida Andrés Bello. Cota-Cota. La Paz.

Teléfono: 591-71989419

Costo: 400 U$ (dólares).

Depósito:

La cuenta de depósito es: 12555205. BANCO UNION.

Cuando es depósito del extranjero, respecto a Bolivia,

el código SWIFT del Banco Unión de Bolivia es: BAUNBO22. 

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/

 

Pluriversidad Oikologías