Espesores del presente

Espesores del presente

Espesores del presente

 

Sebastiano Monada

 

 

Escrituras de las danzas.pdf

 

 

Índice:

 

Prefacio                                                 

La patria de mi Madre                            

Cruzando el umbral de la historia          

Un instante eterno                                   

Alicia en el mundo prosaico                     

Acción libertaria                                      

Canto a la composición musical                    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prefacio

 

Espesores del presente es un poemario que se coloca en la simultaneidad dinámica de los tejidos del espacio-tiempo, liberándose de los prejuicios e ilusiones del espacio absoluto y del tiempo absoluto. Concibe el momento como sincronización dinámica; desde esta intuición reflexiona metafóricamente, es decir, poéticamente, sobre la experiencia singular del mundo que toca vivir. Comprendiendo los entornos familiares, los entornos territoriales, además las memorias activadas por las circunstancias de un  presente, que se hace presente, de manera paradójica; primero, en su desaparecer, por lo tanto fugacidad; después, en una condición abigarrada, que contiene lo que la filosofía moderna llama pasado y por otro lado, futuro.

 

El primer poema, La patria de mi madre, sitúa el locus poético en el lugar de la experiencia, la patria heredada. El poema que le sigue, Cruzando el umbral de la historia,  es una correspondencia con la nieta, la sucesión de las herencias familiares, histórico-culturales, afectivas y de la memoria social. Un instante eterno, es el poema que expresa las figuras metafóricas y alegóricas de la intuición del instante como eternidad. Alicia en el mundo prosaico, recita versos, que hacen a un poema romántico, en tono de ironía metafórica, aludiendo a la complementariedad de lo fantástico y de la realidad. En cambio, Acción libertaria, canta a la subversión, a la poiesis de la subversión, a su acto creativo por excelencia. El poema Canto a la composición musical es el canto a la creativa vida, que deja atrás a las pretensiones de la muerte, que no es más que una coyuntura singular y diseminada del devenir vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

La patria de mi Madre

 

 

 

 

 

Dedicado a la mamá y abuela Beba

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con hilos finos y transparentes

Como cabellos regalados por la Virgen

Coses el traje de tus narrativas

Volando como mariposas

Interpretas el mundo

Con colores de primavera

Ahí se encuentra tu patria

A la que quieres tanto

 

El país imaginado se extiende

Desde el Altiplano hasta el Pacífico

Curvando topos esféricos

Rotando sus órbitas eternas

Alrededor de pasiones solares

Cruzando las olas petrificadas de la cordillera

Desde Chuquiago Marka hasta los llanos

Desbordantes de las sierras

Perdidas en la inmensidad fragante

Abarcando los montes altos del Amazonas

Donde uno de tus ancestros entregó la vida

Defendiendo la geografía patria

En la guerra del Acre

 

La historia que me contaste está plagada

De guerras perdidas

Y heroicas

De cercenamientos territoriales

Amputaciones a la herencia dejada

Por los fundadores del alba

 

Identidad boliviana construida en batallas

Donde la sangre sembró memorias

De los muertos olvidados

Protegida por los vivos agobiados

Por el peso del pasado

Creciendo como árboles soñados

Y muchedumbres de aves mitológicas

 

Identidad como circulación de climas

Envolviendo cuerpos palpitantes

Y territorios fecundos

Otorgándoles colores de bronce

Y estaño

Asombro en los rostros

Metáforas de semblante de cristo

Resucitado

Embriagados por espesas atmósferas

O por tenues brisas glaciales

Participes del acontecimiento

Ecológico

De los paisajes mutantes

Y de los mitos inaugurales

Creciendo como frutos de mango

Colgados de las ramas danzantes

 

Recuerdas a tu padre

Volviendo tres veces

De la guerra del Chaco

Teatro  de la crueldad

Aridez boreal

De la muerte

Y de las trincheras ensangrentadas

Cada vez más desgastado

Y herido por dentro

Huellas marcadas del sacrificio

De los hombres convocados

A defender la patria

En conflagraciones atroces

Desatadas por estados

Y empresas angurrientas

 

Cuando niña tus trenzas te perseguían

En tus correteos traviesos

Largas trenzas nocturnas

Que atraparon a mi padre

Ingeniero del amor

Y de la armonía madurada

Rendido ante tu ímpetu paceño

Habitante de la cabecera de valle

Donde se enraíza cenicienta

La ciudad afincada en las faldas

Del achachila Illimani

 

Una numerosa familia conforma

Tu primer entorno

Cobijado por la abuela

Cuyas enormes alas religiosas

Protegieron a los suyos

Con la tenacidad de las mujeres recias

Afrontando las contingencias

Combinando ternura

Y rudeza

 

Tú patria concebida en el fulgor

De tus sueños

Tiene la fragancia familiar

De tus recuerdos hilvanados

Con delicado arte bordado

Juntando fastuosos telares

Donados por arcángeles

Pintados por Melchor Pérez de Holguín

Una vez acoplados por hilos finos

Cabellos ondeantes de la madre

Del hijo del hombre

Crucificado

Cobran sentido

En la textura

Alegórica

De sastres otoñales

 

Amas al país de tus recuerdos

Volantes navegando al viento

Y miras afectuosamente

Abrazando sus montañas y bosques

Sus comarcas y costumbres

Ciudades edificadas en nostalgias

Adobes hechos de mezclas de barro

Y paja brava

Lama acariciada

Por pies descalzos

Aplastando composición cuajada

Ladrillos de arcilla cosidos

Con el fuego de las asonadas

Insurrecciones populares

Emergidas de múltiples corajes

Tomando la palabra en las calles

Piedras labradas

Por las esperanzas

De las multitudes

 

Amas el lago sagrado

Huella acuática del diluvio

Olvidado

Sudor del sol dador de hijos

Pedagogos de la humanidad

Buscadores de tierras fértiles

Para edificar el mundo

De los suka kollus

Y los sembradíos de papa

Lago del titi cruzando puentes

De los universos acompasados

Chaka conectora cósmica

Espejo de la Vía Láctea

Próxima a la fecundidad de la tierra

Marca sagrada

Nacimiento de la agricultura

Donde se hundió la vara de oro

Lanzada por Maco Cápac y Mama Uqllu

Símbolo del mando

Y de la magia

Lugar donde se sembró la médula 

Del Tawantinsuyu

Espacio-tiempo de cartografía

Pacha-cíclica  

Compuesta por cuatro ejes cardinales

Dibujados por el astro

 

Amas las caídas de los Yungas

Como hondonadas de cantos

Cuando la cordillera convocada

Cansada de herir a las nubes

Migrantes

Se desliza tumultuosa

En mares de arbustos

Disputando con las rocas

Incrustadas en las montañas

Pendientes profundas al abismo

Verdoso

Poema de Federico García Lorca

Donde los bosques tropicales

Bailan al compás de las coplas

Tocadas en charango

 

Respetas los símbolos patrios

Y la bandera tricolor

Como te enseñaron en la escuela

Y la abuela Celsa

Quieres recuperar los territorios

Perdidos

El Atacama y los puertos

Ocupados

En la guerra del Pacífico

 

La patria en tus ojos

Copiosos

Se encuentra en la recuperación

De los espacios arrancados

Descuartizamiento de su cuerpo rebelde

La patria ha sido desgajada de sus pétalos

Ya no es la rosa

Esplendorosa

Que vio nacer el libertador

 

La patria es como la hija perdida

Y esperada

Aguardando su regreso

Trama de epopeya

En busca de su desenlace

Es el pasado utópico

Y el futuro añorado

 

La patria son tus hijos

Y los hijos de ellos

Génesis de las tribus

Convirtiéndose en nación

La patria es la familia extendida

Gramática de los nombres rigiendo

Tejidos del abigarrado parentesco

 

La patria sumergida en la música

Lugareña

Palpitaciones inspiradas

En las cuecas de antaño

Seguidas por pañuelos ondulantes

Como palomas blancas

Alzando vuelo

Y en sus ceremonias festivas

Congregando a poblaciones cívicas

En las plazas de armas

En las letras de los himnos

Y en los desfiles escolares

 

La patria que amas es de metal

Y oro negro

Como lo es de acero fundido

El núcleo de la Tierra

Despojada de sus minerales

Y de sus yacimientos fósiles

Es vaciada por dentro

 

Si antes le arrancaron territorios

Ahora le arrebatan sus órganos

Vitales

Otra vez la patria se encuentra

En lo que se pierde

Y le despojan

 

La patria se nos escapa de las manos

Y de los ojos

Como fluido temporal

Y fugaz

Se esparce como arena

O fluye como el agua

 

La patria es como la brisa

Danzando sin prisa

Conmoviendo los tallos

Deslizando pasos furtivos

A los ritmos que cantan

Coros ondulantes

 

La patria está en la piel

Profunda

Del espesor corporal

Como concibe Paul Valery

Y en la casa solariega

En la cocina barroca

Y en la mesa servida

En lo crudo y lo cosido

De sus platos picantes

 

La patria baila a ritmos diarios

Pujante dinámica del azar

Y la necesidad

Dados tirados al cielo

Y caídos al suelo

Dando ocasión al número certero

Como juega Stéphane Mallarmé

En un lance de dados jamás abolirá el azar

De agitados ajetreos urbanos

Siembra sedienta

Y anhelada cosecha rural

Está en el chuño y la tunta

 

La patria encarna en los nietos

Capullos de las cuatro estaciones

Interpretadas por violines de Vivaldi

Y en las reuniones familiares

Convergencias rítmicas

De las genealogías

En el cariño que profesas

Y los afectos que generas

 

La patria está en los cuerpos

Profusos

Del pueblo

En ese querer multitudinario

Deseante de patria

 

 

Cruzando el umbral de la historia

 

 

 

 

 

Dedicado a Míaluna

 

 

Tú que miras curiosa

Como aurora

Niña que acabas de nacer

En la esfera azulada

En tus ojos asombrados brilla

La creación y la vida

 

Aprenderás a descifrar lenguajes

Como si fueran pinturas impresionistas

O sinfonías barrocas

A interpretar gestos jeroglíficos

Como si fuera escritura egipcia 

 

Miraras el mundo con ojos críticos

Como Simon de Bouvard

Develando claves de dominaciones polimorfas

De las instituciones normadas

Como Dorothy Mary Crowfoot

Definiendo la estructura de dinámicas biológicas

Como Hannah Arendt concibiendo la pluralidad

En la política y la democracia

Como Petra Herrera

Guerrera de la revolución mexicana

Como Bartolina Sisa Vargas

Combatiente anticolonial

Como Juan Azurduy de padilla

Guerrera de la independencia de la Patria Grande

Como alteridad de la mujer absoluta

Descubriendo que todo mundo contiene

Universos que lo hacen posible

Sabrás que siempre otros orbes son viables

 

Lo que les dejamos a ustedes

Niños de la primavera de otra época

Es un mundo en barrotes

Encerrado en sus fetiches

Mundo anclado en el fondo de sus prejuicios

Cristalizados en el bastón del esqueleto

 

Egoístas hombres petulantes bufones

Se sentían el centro del planeta

Y el fin de la historia

Destruyeron el Oikos

Para demostrar la tesis del desarrollo

Y de la evolución campante

Quemaron el aire de la Tierra

Arrancando la energía fósil

De los profundos estratos geológicos

 

Estos déspotas patriarcales treparon

Sobre cadenas de montaña de cuerpos

Obligados a hacer pirámides

Que en verdad son tumbas de faraones

En la cima antropológica miraron el horizonte

Creyendo ver en lontananza

El espejo narciso de su rostro confirmado

En el reflejo de las alabanzas

De funcionarios encorvados de tanto agachar la cabeza

 

Niños del presente y del futuro

Las generaciones que les antecedieron

No supieron parar la locomotora enloquecida

Avanzando acelerada por las rieles definidas

De antemano

No escucharon el consejo de Walter Benjamin

Dejaron que el tren se descarrile varias veces

Descargando masas de víctimas como deshechos

Holocaustos coloniales y racistas

Sembrando cementerios poblados de fantasmas

 

Pudimos arreglar todos los problemas heredados

No lo hicimos por terquedad aterida

Como enfermedad congénita

O por fundamentalismos sin sentido

De toda calaña

Por burocratismos fatales

Rutina aburrida de las máquinas oxidadas

O fetichismos institucionales

Artefactos delirantes de los imaginarios

 

No es la mujer sino el hombre

Heredero del mito de Adán

La mujer es la costilla del primer anthropos

Propiedad huesuda del patriarca

El macho institucionalizado como Estado

Embarcado en otro mito moderno

El relato de la historia

Subordinando a la mujer y a los territorios

Y a otros hombres feminizados

No quiso dar la solución al alcance de la mano

Prefirió perseguir la ilusión de sus discursos

Dejando la huella de destrucción en el planeta

 

Niñas y niños de la Tierra

Que miran con las pupilas encendidas

Como constelaciones viajeras

No continúen la ruta de la historia

Camino del abismo y de la muerte

Ni la ruta del desarrollo

Carretera taladora de bosques

Dejen que la potencia de la vida

Que son sus cuerpos creativos

Se libere de las ataduras de las instituciones

Enmohecidas y crujientes

Y de arsenales de prejuicios acumulados

Como basurales metropolitanos

Inventando formas y contenidos de otras composiciones

Del multiverso aventurero

 

 

 

 

 

 

 

 

Un instante eterno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cae el agua del cielo

Inagotables muchedumbres de voces transparentes

Continuidad sangrante de la bóveda atmosférica

No es roja como las auroras que pierden su inocencia

Ni como los crepúsculos suicidas

Que pierden la cabeza

 

Mis oídos escuchan el derrumbe de los sueños condensados

Vaporoso manto sentimental extendido

Como amor maternal cuidando de las plantas vulnerables

De las rocas orgullosas por su temple tenaz

 

Me uno a su caída múltiple

Perpetua

Como la convicción fanática de los enamorados

Miro desde la ventana adormecida

A la ciudad dormida

En los brazos minerales de la cordillera

Que se olvidó apagar las fogatas de San Juan

Solo la lluvia intenta enmendar el olvido

Apagando los múltiples incendios titilantes

En las calles enlosadas de la Churubamba

 

Asombrado de la bondad vaporosa de las nubes

Observo los diminutos hogares ondulantes

Desde el lado oscuro del planeta

Que abandonó al sol en su tormenta de pulsiones

Desatando su apasionado fulgor

En ausencia de la media esfera bronceada

 

Más allá de la piel de la Tierra

Incontables constelaciones debaten bulliciosas

Sobre el curso inocuo del destino

Ellas mismas dan vueltas como remolinos

Alrededor de su eterno retorno

Al comienzo de todo

 

Te recuerdo amada

La calle mojada

No estaba Manuel

Como cantaba Víctor Jara

Tu mirada creadora

Cuerdas fugitivas de la nada

Inventando mundos alterativos

Regalándolos a los niños de rostros fascinados

 

Tus ojos navegantes descubren islas ocultas

Y continentes nómadas

Me inventaron iluminando con la antorcha de tus certezas

Inexpugnables como los oleajes cristalizados de las montañas

También tú eres mi invento alquimista 

Pues quiero convertir mis deseos en Dulcinea del Toboso

Como lo hizo el caballero de la triste figura

 

Millones de humanos se atropellan por alcanzar la corona

Símbolo frenético del poder

Por alcanzar el oro de la alquimia

Que convierte las banalidades en moneda de apuesta

O por lo menos el paraíso comprado

En la taxonomía cosificada de los supermercados 

 

Enredaderas de pena me crecen en el cuerpo

Miro risueño las compulsiones mercaderes

Agotan sus vidas en esta compulsa vana

Algunos, muy pocos, creen haberse coronado

No saben que es un disfraz de carnaval

Son los bufones que emulan soberanos

Creen contar con montañas de oro

Como los tesoros de Ali Baba

No saben que el brillo acumulado en sus bolsillos

Y en sus depósitos bancarios

Es la risa macabra de su propio demonio

Vencido de antemano

Por el dulce canto de los cisnes

 

No está el sol

Tan solo la luna en su cuarto menguante

No estás tú

Tan solo tu recuerdo divagante

En mi habitación marina como barco que apaga sus luces

Al hundirse en el abismo insondable

De tus sensaciones sin nombre

En el perfil sensual de la composición pintada por tu cuerpo

Y la fragancia de tus sueños no recordados

 

El agua abandonada resuena en las canaletas de las casas

Mientras se juega en el cosmos la guerra de los dioses

Mientras se juega en la Tierra la guerra de los mortales

Cuando tú sueltas tu cabellera inmensa

Liberando la noche de Constantinopla

 

Es hermoso este instante diferido como elástico

Te encuentro en la calle imaginada por Jaime Sáenz Guzmán

La lluvia ya no está pero la ciudad sigue todavía

El multiverso trenza sus múltiples tejidos 

La ciudad de Chuqui-Apu trepa las laderas

Buscando al Amauta confundido con las cumbres  

Los representantes sonámbulos pretenden el poder añorado

Y la hojalata de la riqueza fácil

No saben que esto dura hasta que sople el viento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alicia en el mundo prosaico

 

 

 

 

 

 

 

 

Ojos brillantes como lucero de la mañana

Y venus esculpida en la noche

En lejanas distancia del firmamento

Perseguido por millones de quimeras asustadas

Esbelta figura femenina demandante

En el preciso lugar

De tu presencia incuestionable

Encuentros o encrucijadas convocantes

Cabellos crespos pintados en pinceladas caprichosas

Como cuando el pintor prefiere depositar sus deseos

En el expuesto telar

 

Tu rostro alegre enternece a templados ojos

Que te miran ansiosos

Descubriendo en tus rasgos espontáneos

La embriagante permanencia

Perseverancia de afectos vitales

A pesar del mundo prosaico

Embargado en el drama cotidiano

Repetido hasta el cansancio

Como por insistencia se pudiera dominar

La explosión inicial de tus encantos

 

Si consiguiera decirte lo que pienso 

En mensajes encriptados en lenguajes secretos

Inscribiendo mis afectos desbordados

En ritmos ondulantes de tu cuerpo vaporoso

Recorriendo distancias elásticas

En emanaciones atmosféricas exhaladas

Por los espesores insondables de tus deseos

 

Candor melodioso de extravagante belleza

Viajera luminosa de estaciones climáticas

Y vetustos ferrocarriles olvidados

Símbolo cultural rebelde de los sentidos

Y de la extravagante estética

 

Quisiera perderme para siempre en tu morada

Hecha de huesos heredados

De nómadas ancestros olvidados

Y exuberantes carnes moduladas 

Por alfareros del barro cocido

Vuelto por el fuego porcelana

Afincar mis memorias trabajadas

En territorios indomables de tu piel

En espesores de tus sueños marianos

Tu vibrante imaginación aérea

Tus metabolismos cíclicos ensimismados

 

Te recuerdo en el fulgor cancionero de tus curvas

Tus pasos de gacela imperceptible

Sin hacerse escuchar

Silenciosa como el tiempo

Pero hendiendo tus huellas

En profundidades de la tierra asombrada

En latidos de mi cuerpo seducido

 

Alicia en el mundo prosaico no hay sabias crisálidas

Que dan consejos en forma de acertijos

Saliste del espejo del cautiverio fantástico

Para enfrentarte a la cruda realidad

Desafiando las reglas ateridas

Petrificadas como fósiles en las rocas

Sin dejarte embaucar

Como Alicia en el país de las maravillas

 

La brisa de tu voz acaricia las hojas de mis sensaciones

Las ramas bamboleantes del bosque guardando la memoria

De los largos ciclos vitales

Tus insólitas imágenes inscritas

Y tú presencia innegables

Sumergidas en corrientes sanguíneas

Navegan como flotas de barcos intrépidos

En busca de continentes perdidos

 

Alicia en el mundo prosaico no hay maravillas

Que escapan a las reglas del juego del poder

Hay actos heroicos en vez de fantasías

O hay conformismos ateridos en la carne

 

Detrás del espejo donde entraste

El mundo prosaico se repite deformado

Al ritmo de sueños divagantes

Donde todo se convierte en juegos lógicos

Elucubrados por  Lewis Carroll

De lo otra parte del espejo cuando sales

El país de las maravillas se repite desencantado

Al ritmo de prácticas cotidianas

Donde se mata conejos por multitudes

Donde se tala bosques por extensiones

Donde se hace morir de hambre por poblaciones

Donde las reinas y los reyes no son de barajas de naipes

Sino de gigantes consorcios crepitantes

Y carteles monopólicos asesinos

 

Ahora que sales del espejo te habrás dado cuenta

Que los dos mundos se complementan perversamente

El mundo prosaico y el país de las maravillas

Aunque uno sea el sueño de tus fugas

Y el otro sea las reglas que rechazas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acción libertaria

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vigorosos cuerpos en acción

Como huracanes desatados

Despojados de las ataduras

Amarradas por minuciosos funcionarios

Y por meticulosos monjes capuchinos

Rondando en torno al déspota

Vigorosos cuerpos en acción

Liberan la vida

 

Voces incendiarias queman las fortalezas

Amuralladas del envejecido Leviatán

Y los mohosos palacios somnolientos

Donde duerme la vetusta aristocracia

Y la mimética nobleza moderna

Recorren las calles como ríos turbulentos

Limpiando las ciudades de trastos viejos

 

Arsenal de herramientas gramáticas

Recorridos de huellas hendidas en la piel

Y en la corteza de los sabios troncos

Útiles para desarmar hábilmente

La máquina abstracta de las dominaciones

Como se desviste a una monja rebelde

Que arrojó sus votos por la ventana

Como se despoja la cebolla capa a capa

Para cocinar la salsa condimentada

Acompañando el suculento almuerzo

De los alborozados hogares del pueblo

 

Asociaciones libertarias constructora de andamios colectivos

Y arquitecturas fluidas de asambleas participativas

Como bucles creativos arrojados por la explosión inaugural

Convocando a fuerzas fundamentales de la poiesis

Inventando sinfonías que hacen energía danzante

Y a la dinámica condensada materia sensible

Como nata cambiante

 

Gestos elocuentes de la multitud subversiva

Apoteósica epopeya del presente dilatado

Como eterno retorno de lo mismo

Atravesando las mallas institucionales

Como la luz atraviesa los espesores tejidos

Del artesanal espacio-tiempo

Derrumbando escenarios de la simulación

Desenmascarando el teatro político

Desnudando de antifaces y disfraces

El carnaval de la representación

 

Comunidades sembradas en territorios liberados

Regreso de las plantas quebrando el asfalto

Abandonado por las municipalidades atosigadas

Y las cenicientas aceras olvidadas

Como en Los pasos perdidos de Alejo Carpentier

Sociedades emergidas de lo común

En la gratuidad directa donante de los ciclos vitales

Comunidades ancestrales de los pueblos nativos

Actualizándose en el desborde social

Como diluvio apocalíptico

Enfrentando al Estado y el Capital

Las dos caras siamesas del poder

 

Hoy cuando la decadencia corroe

Como campamentos de hongos en madera

De muchedumbres de troncos sonoros

Encaminándose al abismo y a la nada

Cuando el mundo moderno especula

Contando en las noches cuentos de hadas

Y de bellas durmientes despertadas

Por el beso ardiente del príncipe enlutado

Contando en los días cuentas económicas

Inflamando la contabilidad de los bienes

Valorando los delirios aritméticos de la ficción

Se anuncia en el crepúsculo de la civilización

El derrumbe de urbes encandiladas por el fetichismo

Fantasmas convocados por la alucinación del cambio

Cuyo valor es meramente numérico

 

Jóvenes rebeldes heterodoxos e iconoclastas

Flamean ondeando su afecto por la vida

Se comunican con los seres vitales del planeta

Aman el Oikos en su pluralidad profusa

Siembran y cosechan alimentos orgánicos

Respetan la armonía de los nichos ecológicos

Y sueñan con la entrelazada sociedad biodiversa

 

Convocados están todos los pueblos del mundo

Llamados por las selvas frondosas

Y los lejanos o cercanos orbes ignotos

Y las conocidas urbes desamparadas

A liberar su potencia creativa

Y su ingeniosa inventiva estética

Uniendo sus composiciones diversas

Como sinfónica de múltiples acordes

Y templados instrumentos acompasados

En la constelación social de la autogestión

Como congregación de ríos en las cuencas

Retornando a las ecologías de los ciclos

De los fértiles suelos

Del agua dulce o salada

De las corrientes de aires puros

De los ondulantes bosques cantores

Y del originario fuego mágico

Como antaño los elementos primordiales

Acomodados en la vasija de barro

Moviéndose ondulantes en la curvatura orfebre

Narrando el mito de los elementos

Con el sonido de los instrumentos musicales

 

No está el ápeiron, indeterminado e indefinido

No-materia, No-energía

Alucinación inexistente

No está el fantasma invento religioso

Está lo imaginario aterido a los cuerpos

Incrustado en la fluyente materia

Como energía artista dibujando perfiles

Pintando de colores las formas

Alfarera amasando contenidos

Dando forma y expresión al acontecimiento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Canto a la composición musical

 

 

 

 

 

¿Cómo puede interpretarse una sinfonía en pleno bombardeo?

Tocar el piano con dedos sublimes acariciando los efluvios de la vida

Mientras máquinas atroces sin memoria sensible

Arrojan bombas sobre la ciudad poblada de miedos

¿Cómo puede el amor vencer a las máquinas de guerra?

 

La vida está más acá y más allá de la muerte

La muerte es apenas un momento del devenir vida

Los bombardeos no podían detener el flujo vigoroso

De los innumerables procesos vitales  

Atravesando los tejidos espacio-temporales

 

Las máquinas de guerra destruyen ciudades

Como aplastando cáscaras de nueces

No pueden hacer otra cosa sino dejar desolación

Por donde pasan jorobadas y nocturnas

Como recita  el poeta gitano

 

Esta es su victoria, la victoria de la muerte

Nada más, ni nada menos

Tan solo ocupar lo que se destruye

Contando muertos por millares

La cantidad de su triunfo lúgubre

No son más que instrumentos apocalípticos

En manos de entumecidos generales

Que se consideran Cesar

Cuando apenas son caricaturas descoloridas

Del general romano convertido en emperador

Acabando con la república etrusca

 

Los bombarderos no escucharon las notas del piano

Mientras sus bombas caían implacables

En la consolidada urbe vulnerable

No escuchaban no por el estruendo de las explosiones

Sino porque no tenían oídos para la música

No tenían el cuerpo sensible para apreciar la vida

Eran mohínos muertos vivientes

Muertos que mataban para ser acompañados por sus víctimas

Una vez cadáveres

Acompañados por el recuerdo de sus destrucciones

 

Esa es su gloria triste

Al ser marionetas de generales fosilizados

De gobernantes grises apostando a la violencia

Descomunal y deslumbrante

Para cubrir sus vacíos miserables

 

No supieron nunca

Que fueron vencidos por la música

La sublime sinfonía elevándose desde las teclas del piano

Fueron vencidos por las vibraciones melodiosas

Devenidas de las ondas iniciales del multiverso

 

Lo que hicieron  quedará como historia de la estupidez humana

En cambio la sinfonía solitaria y soñadora

Que habitaba la atmosfera violentada

De la metrópoli empedernida

Es la evidente expresión de la creativa vida

Que desprecia las guerras

Dejándolas en su insipiente insinuación desaparecida

 

Los primeros toques ondulantes y sonoros

Imitaban los golpes de campana

Acompañados de arpegios vertiginosos

El moderato se desenvuelve armonioso

Develando recuerdos tiernos

Y nostalgias alejadas en distancias ilusorias del tiempo

 

El adagio sostenuto contrasta con sosiego apacible

Meditando sobre los arpegios

Y golpes de campana

Repicando en la oquedad asolada

Ignorando el sonido estridente de las bombas

Concentrado en el acontecimiento musical del multiverso

 

El Allegro scherzando resuelve el contraste

Entre los arpegios rápidos e intempestivos

Y la melancolía suave dilatándose en sensaciones

Candorosamente apaciguadas

Con el encanto romántico del lirismo musical

 

Es cuando el acto heroico de las cuerdas del piano

Y del artista rebelde

Vencen a la estridencia del bombardeo

Y las pretensiones delirantes de las máquinas de guerra

Pues se conectan con la memoria actualizada

De las primeras notas de las cuerdas

Creadoras del multiverso apasionado

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Contacto

Dinámicas moleculares

Andrés Bello 107
Cota Cota
La Paz-Bolivia


+591.71989419


Comunicado

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 


 

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 

 

Objetivo del programa:

Umbrales y limites de la episteme moderna, apertura al horizonte nómada de la episteme compleja.

 

Metodología:

Cursos virtuales, participación virtual en el debate, acceso a la biblioteca virtual, conexión virtual  colectiva. Control de lecturas a través de ensayos temáticos. Apoyo sistemático a la investigación monográfica. Presentación de un borrador a la finalización del curso. Corrección del borrador y presentación final; esta vez, mediante una exposición presencial.

 

Contenidos:

 

Modulo I

Perfiles de la episteme moderna

 

1.- Esquematismos dualistas

2.- Nacimientos de del esquematismo-dualista

3.- Del paradigma regigioso al paradigma cientifico 

4.- Esquematismo ideológico

 

Modulo II

Perfiles de la episteme compleja

 

1.- Teórias de sistemas

2.- Sistemas autopoieticos 

3.- Teorías nómadas

4.- Versiones de la teoria de la complejidad

 

Modulo III

Perspectivas e interpretaciones desde la complejidad

 

1.- Contra-poderes y contragenealogias 

2.- Composiciones complejas singulares

3.- Simultaneidad dinámica integral

4.- Acontecimiento complejo

 

Modulo IV

Singularidades eco-sociales 

 

1.- Devenir de mallas institucionales concretas

2.- Flujos sociales y espesores institucionales

3.- Voluntad de nada y decadencia

4.- Subversión de la potencia social

 

 

Temporalidad: Cuatro meses.

Desde el Inicio del programa hasta la Finalización del programa.

Finalizaciones reiterativas: cada cuatro meses, a partir del nuevo inicio.

Defensa de la Monografía. Defensas intermitentes de Monografías: Una semana después de cada finalización.



Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/estudios-del-presente/
Inscripciones: A través de la dirección: 

sebastianacontecimiento@gmail.com

Pluriversidad Oikologías

Avenida Andrés Bello. Cota-Cota. La Paz.

Teléfono: 591-71989419

Costo: 400 U$ (dólares).

Depósito:

PAYONER

Tarjeta 5300 7211 3134 3799

Nombre del banco

First Century Bank

Ruta (ABA)

061120084

Número de cuenta

4014539507051

Tipo de cuenta

CHECKING

Nombre del beneficiario

Raul Prada Alcoreza

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/

 

Pluriversidad Oikologías