Un gobierno anti-proletario

25.06.2016 18:47

Un gobierno anti-proletario

 

Raúl Prada Alcoreza

 


 

Un gobierno antiproleterio.pdf

 

 

 

 

 

 

 

El caso de ENATEX nos enseña otros perfiles del gobierno populista y progresista, con pretensiones de “socialismo-comunitario”. Asombrosamente, después de que lo calificamos como gobierno anti-indígena, con el conflicto del TIPNIS, ahora podemos calificarlo como gobierno anti-proletario. ¿Cómo puede darse un gobierno anti-proletario? Un gobierno burgués, es decir, ejemplarmente capitalista, no puede ser anti-proletario, pues el modo de producción capitalista depende del proletariado para el cumplimiento del proceso de valorización dineraria. Un gobierno liberal burgués no puede ser anti-proletario, a no ser que quiera suicidarse, y acabar con el modo de producción capitalista. Lo que si puede ser este gobierno burgués, por lo menos hipotéticamente, es ser represivo con las demandas y pretensiones sociales, económicas y políticas del proletariado organizado; pero, no anti-proletario. Yendo al otro lado, un gobierno socialista, que por las circunstancias de la coyuntura, compungido por los bloqueos, los boicot y las restricciones de los Estado-nación, las potencias imperialistas, del sistema-mundo capitalista, se ve obligado a optar por un pragmatismo y un realismo político, que lo llevan al burocratismo, no puede ser anti-proletario, aunque tenga que sabotearlo, en lo que respecta a  la democracia obrera, al mandato de los consejos, de los soviets, preservando el monopolio y la centralización del mando en el comité central del Partido Comunista. Esto significaría, descartar no solamente sus bases, sino la matriz de su misma ideología y praxis política.

 

¿Qué es, entonces, un gobierno anti-proletario? Comenzaremos con algunos balbuceos. Un gobierno anti-proletario aparece como un dispositivo de boicot al productor directo, en condiciones de proletariado; algo que no podría hacer un gobierno burgués, tampoco, por razones simétricas y opuestas, un gobierno socialista. ¿Qué clase de gobierno boicotea al proletariado por razones económicas o por razones políticas? Solo podría ser un gobierno al que no le interesa la producción, tampoco el socialismo, aunque se lo proponga como prolongación de la dictadura burocrática y no como dictadura del proletariado. ¿A qué clase de gobierno no le interesa la producción ni el socialismo, aunque lo diga demagógicamente, que le interesa? Solo puede ser una clase de gobierno que le interesa de sobremanera la especulación, acompañada por la simulación; sobre todo, dada en las formas de la economía política del chantaje.

 

Estos no son gobiernos típicos al servicio del capitalismo, sino se trata de gobiernos que habitan en los espacios del sistema-mundo capitalista; pero, para hacer de parásitos, para alimentarse de las economías políticas del chantaje, del capitalismo especulativo; en términos de las expresiones políticas, optan por las formas más estridentemente demagógicas, más bulliciosamente teatrales, más evidentes en los montajes mediáticos. Esta clase de gobiernos, pueden optar por distintos discursos, dependiendo de las coyunturas y los periodos característicos; la clave no está en lo que dicen, en lo que expresan, en el papel que representan, sino en la estrategia dúctil y plástica de la acomodación. Se acomodan a las convocatorias y discursos atractivos a las masas, en su momento. Por eso, cuando hablan de proletariado, no lo hacen como lo hicieron lo bolcheviques o como lo hacen otras expresiones socialistas marxistas, sino, como una metáfora comodín. Apoyan al “proletariado” porque fue el referente de las grandes revoluciones del siglo XX. Otorga prestigio el usarlo como referente de los discursos políticos en el siglo XXI.

 

Cuando tienen que atender las demandas del proletariado, desde las más economicistas hasta as más políticas, lo hacen de manera improvisada. Pueden abrir fuentes de trabajo o contratar en masa a poblaciones demandantes, sin evaluar las condiciones económicas ni las consecuencias políticas. Lo que importa es el momento, en el sentido, de la oportunidad de satisfacer demandas para obtener clientelas del poder, ampliando la masa de los involucrados en la economía política del chantaje. Así mismo, con la misma facilidad, pueden cerrar las fuentes de trabajo, cuando las tuercas les aprietan. Pueden abrir una empresa pública, comprada a la empresa privada, por sus perfiles exitosos, y después pueden cerrarla estrepitosamente, por el fracaso económico y competitivo; sobre todo, por una pésima administración, teñida por corrupción depravada. Obviamente ocultando estos datos elocuentes, inculpando a las trabajadoras y trabajadores por el fracaso.

 

Un gobierno anti-proletario es un dispositivo gubernamental al que no le interesa la existencia o inexistencia del proletariado; solo le interesa el nombre, como uso en el discurso demagógico. No le interesa la productividad, como a la burguesía; tampoco el socialismo, como al Partido Comunista ideal, no el efectivamente dado, que es una calamidad de diletantismos y de imposturas grotescas, muy lejos del heroico bolchevismo. Solo le interesa el espectáculo político, y en este espectáculo, la perduración en el poder. Gobiernos de estas características, anti-proletarios, es decir, anti-productivos y, efectivamente, anti-socialistas, aunque digan lo contrario, son fenómenos gubernamentales de la era de la simulación; de lo que podríamos llamar formas estatales de la decadencia de la modernidad.

 

ENATEX se ha cerrado con una ley que lo único que dice es que la empresas públicas que no son rentables se cierran; ¿por qué las abrieron, cuando se cerró el mercado de la ATDPA? ¿Improvisación, irresponsabilidad, decidía? En vano buscaremos una respuesta en los voceros gubernamentales. No la puede haber; los gobernantes no están en condiciones de darla, pues actúan, respondiendo a las “lógicas” de la economía política del chantaje. Para ellos basta emitir un argumento tan vago como éste. Los refrendan todos los señores de los órganos del poder del Estado, acompañados por la masa castrada de llunk’us.

 

El proletariado en el conflicto tiene un argumento irrebatible, la preservación de las fuentes de trabajo; argumento, además, avalado por la propia Constitución. No se puede decir concluyentemente que la empresa no puede ser competitiva en el mercado internacional; ¿por qué no puede volver a serlo? Lo que ha quedado en claro es la incompetencia del ministerio del rubro, de los directores y administradores de la empresa, que, en la práctica, hicieron, todo para destruir la empresa, en vez de optar por medidas, que la hubieran hecho marchar. No tiene sentido la discusión general, sin asideros, de si la empresa pública es una mala administradora, como si esto fuera una característica esencial o si solo la empresa privada puede ser competitiva. Cuando de lo que se trata es de contar, en uno u otro caso, con aplicación de técnicas, tecnologías, administraciones, subjetividades, espíritu de cuerpo, adecuado, en un mundo competitivo. Nada de esto estuvo presente en la administración estatal de ENATEX.

 

Los gobernantes demagogos, charlatanes, pretensiosos, simuladores, patéticos teatreros, descargan todo el peso de la crisis en los trabajadores, tal como lo hacían los gobiernos liberales en las crisis económicas, tal como lo hicieron los gobiernos neoliberales en las crisis económicas y de legitimidad. En esto se parecen, estos gobiernos de la burguesía y estos gobiernos charlatanes; en Bolivia se dice pajpacus. Al final, cuando, hay que tomar decisiones, cuando hay que descargar el peso de la crisis, la descargan sobre el proletariado.

 

Las trabajadoras de ENATEX han lanzado una propuesta desafiante: ya que el gobierno ha fracasado en la administración, dejen que los trabajadores de textiles se hagan de la empresa, pues ellos saben del oficio, además de tener experiencia; son los únicos que pueden hacer marchar la empresa. Esta propuesta es no solamente coherente, además de consecuente, sino que corresponde claramente al gesto y actitud proletaria en la perspectiva del porvenir de la clase trabajadora y de la humanidad. La única observación que haríamos es que los derechos no se los mendiga se los toma; es una decisión asumida por las trabajadoras y trabajadores, entonces, se la efectúa en el acto, y debe ser apoyada por los bolivianos y las bolivianas, que creemos en la autogestión.

 

La experiencia de ENATEX y la próxima experiencia de Huanuni, aunque ya conocida y reiterada, de nuevo, deben obligarnos a reflexionar. ¿En lo que respecta al porvenir del proletariado qué es lo que importa? ¿Los argumentos del equilibrio macroeconómico, las pretensiones de realismo y pragmatismo económico, los argumentos políticos de estabilidad, los discursos divagantes del populismo tardío, que opta por las relaciones clientelares y la economía política del chantaje? ¿O, al contrario, importan los argumentos de las trabajadoras, del proletariado, que defiende sus fuentes de trabajo, con la pasión que demanda la defensa de la vida? Hay que optar. Optar por lo primero, es optar por los institucional, el Estado, la economía, que no es más que un supuesto campo existente autonomizado; optar por lo segundo, es optar por las apuestas por la vida, que tiene en los cuerpos, en este caso del proletariado, a las materialidades vitales de la creatividad y la inventiva de la potencia social. El gobierno, no solo ha optado por lo primero, por la metafísica banal de la economía y de la política decadente, en la modernidad tardía, sino ha optado por la simulación insostenible de una economía política, ya desaparecida en el siglo XX. Los ciudadanos, si es que quedan, tienen que optar entre la decadencia o la oportunidad de reavivar los ciclos vitales.

 

Nadie debería quedar indiferente, pues son temas cruciales que nos competen. Al quedar indiferentes, avalamos las maniobras de un gobierno anti-proletario. No hay neutralidad ante la emergencia de la crisis orgánica y estructural del sistema-mundo capitalista. Sobre todo, es grave, cuando se trata de versiones decadentes y agonizantes en el crepúsculo de este sistema-mundo. Los y las bolivianas no debemos dejar que se cierre ENATEX, debemos apoyar a los y las trabajadoras en la autogestión industrial de la empresa textil. 

 

Al respecto, es conveniente hacernos varias preguntas pertinentes. Quizás la primera tenga que ver con un sentimiento lanzado por un cantautor, y la segunda, por un ensayista analítico sensible, de inclinación camusiana. El primero se preguntaba: ¿Cuándo bolivianos podemos tomar un vaso de chicha o de cerveza juntos? El segundo, desafiaba: atrevámonos a ser bolivianos. Como dijimos en otro texto, lo primero lo hacemos siempre, aunque no fuese todos juntos; nos gusta tomar en familia, con amigos, en fiestas, en ferias y en entradas. Lo segundo no, salvo en momentos de intensidad y de eterno presente, cuando emerge desde el fondo de nuestras entrañas, del fondo de nuestro metabolismo corporal, del fondo de nuestra dinámica corporal, la potencia social. Muy lejos de todo chauvinismos muy distantes de todo patrioterismo, que se contentan con desgarrarse las vestiduras, haciendo valer sus gritos estridentes por la patria vulnerada; empero, en eso se quedan, en la pose gritona. Estos chauvinistas y estos patrioteros están muy lejos de hacer patria, de la única manera que se la puede hacer, con el afecto propio a todo lo que hace a lo que se llama patria; es decir, a sus territorios entrañables, a sus hombres y mujeres amados, a la dedicación a sus tramas y tragedias padecidas, a la conjunción entrelazada de los pueblos del continente. Los proletarios, los trabajadores y las trabajadoras de ENATEX, son nuestros y nuestras compatriotas. No podemos dejarlas abandonadas, cuando nos dicen que es su fuente de trabajo, que tienen hijos, familia, sobre todo, que ese es su oficio de años, de décadas. Sobre todo, cuando estos discursos pasionales, se contrastan con el cinismo de los voceros del gobierno, la versión incoherente y deshonesta del gobierno, la actitud corrosiva y chingona de los administradores oficialista de la fábrica. Cuando somos convocados por nuestros hermanos y hermanas no podemos ser indiferentes; la indiferencia sería una muestra lamentable de nuestra propia muerte adelantada.

 

Ya no se trata de “ideologías” sino de nuestro apego a la vida. Toda vida que quiere vivir merece nuestra atención, sobre todo nuestro apoyo. Hemos ido demasiado lejos por el apego a los imaginarios, a las ideas, por el desapego a la vida, de donde amamantan los imaginarios y las ideas. Este camino nos ha desbarrancado. Es menester desandar el camino; reencontrar los senderos iniciales, inventar recorridos, de acuerdo a los compromisos afectivos con nuestras dependencias y nuestros entornos complementarios.

 

 

 

 

—————

Volver


Contacto

Dinámicas moleculares

Andrés Bello 107
Cota Cota
La Paz-Bolivia


+591.71989419


Comunicado

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 


 

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 

 

Objetivo del programa:

Umbrales y limites de la episteme moderna, apertura al horizonte nómada de la episteme compleja.

 

Metodología:

Cursos virtuales, participación virtual en el debate, acceso a la biblioteca virtual, conexión virtual  colectiva. Control de lecturas a través de ensayos temáticos. Apoyo sistemático a la investigación monográfica. Presentación de un borrador a la finalización del curso. Corrección del borrador y presentación final; esta vez, mediante una exposición presencial.

 

Contenidos:

 

Modulo I

Perfiles de la episteme moderna

 

1.- Esquematismos dualistas

2.- Nacimientos de del esquematismo-dualista

3.- Del paradigma regigioso al paradigma cientifico 

4.- Esquematismo ideológico

 

Modulo II

Perfiles de la episteme compleja

 

1.- Teórias de sistemas

2.- Sistemas autopoieticos 

3.- Teorías nómadas

4.- Versiones de la teoria de la complejidad

 

Modulo III

Perspectivas e interpretaciones desde la complejidad

 

1.- Contra-poderes y contragenealogias 

2.- Composiciones complejas singulares

3.- Simultaneidad dinámica integral

4.- Acontecimiento complejo

 

Modulo IV

Singularidades eco-sociales 

 

1.- Devenir de mallas institucionales concretas

2.- Flujos sociales y espesores institucionales

3.- Voluntad de nada y decadencia

4.- Subversión de la potencia social

 

 

Temporalidad: Cuatro meses.

Desde el Inicio del programa hasta la Finalización del programa.

Finalizaciones reiterativas: cada cuatro meses, a partir del nuevo inicio.

Defensa de la Monografía. Defensas intermitentes de Monografías: Una semana después de cada finalización.



Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/estudios-del-presente/
Inscripciones: A través de la dirección: 

sebastianacontecimiento@gmail.com

Pluriversidad Oikologías

Avenida Andrés Bello. Cota-Cota. La Paz.

Teléfono: 591-71989419

Costo: 400 U$ (dólares).

Depósito:

La cuenta de depósito es: 12555205. BANCO UNION.

Cuando es depósito del extranjero, respecto a Bolivia,

el código SWIFT del Banco Unión de Bolivia es: BAUNBO22. 

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/

 

Pluriversidad Oikologías