Onda y metáfora

23.01.2017 15:59

Onda y metáfora

 

Raúl Prada Alcoreza

 

 

Onda y metáfora.pdf

 

 

 

 

 

 

 

Ahora reflexionaremos sobre la relación entre onda y metáfora; es decir, entre vibración de la energía e imaginación. Dicho en términos comunes y acostumbrados, aunque inadecuados y hasta equivocados, entre realidad y representación. Nosotros diremos que se trata de la realidad efectiva, en constante devenir, que registra la memoria sensible. En otras palabras, las vibraciones materiales y energéticas son inscritas en la memoria sensible. Ahora bien, ¿cuál es la relación? ¿De qué maneras se complementan y se refuerzan?

 

Para comenzar podemos decir que las ondas, que comprenden las vibraciones, son como la energía y la materialidad de la existencia, y que la imaginación, que no deja de ser energía y materialidad, son como los plegamientos de esta energía y materialidad. Plegamientos de los substratos y estratos de la memoria sensible. Las metáforas son las figuraciones y las configuraciones, también las reconfiguraciones, que interpretan no solamente la experiencia biología, sino, si se puede hablar así, abusando de los términos, la experiencia de las formas de la existencia misma.

 

La metáfora es como la imagen impresa en la percepción del cuerpo. Entonces, es la hendidura, sobre todo la huella, impresa en el cuerpo, en forma de figura. La relación entre vibración y metáfora se da por esta inscripción de la huella en el cuerpo. Las vibraciones, sentidas por el cuerpo, son interpretadas como figuras recordadas, acumuladas e incluso transformada por la memoria perceptual del cuerpo. Hay pues una correlación, incluso una complementariedad; la experiencia es retenida en forma figural.  Empero, de aquí no podemos concluir que la figura retenida es la verdad de la experiencia. Podía haber sido otra figura,  dependiendo el momento y las circunstancias de la experiencia. Es una figura entre las muchas que podían haberse dado. Empero, en la experiencia y memoria singulares adquiere el valor de lo vivido, del recuerdo inolvidable. Por eso, la figura adquiere la dimensión o la densidad supuesta del sentido adquirido, aunque podía haber sido cualquier otra figura.

 

Las vibraciones o las ondas se inscriben en la memoria bilógica; en el sentido existencial, como registro de la vida y la existencia. Entonces, se puede decir, que la experiencia existencial, en sus plurales y múltiples formas,  se registra en los espesores de la memoria, existencial y biológica. Una de las maneras de retención y fijación es la impresión figurativa.   De aquí no se puede deducir que  la figura lograda es la que expresa sustancialmente y esencialmente la experiencia. Podría haber sido esta figura u otra. Lo que importa es que hay una figura que expresa la experiencia del momento, aunque haya podido ser también otra.  

 

En la metáfora redundan las vibraciones y las ondas energéticas y materiales, de una manera imaginaria. La importancia de esta imaginación es que el acontecimiento vivido queda registrado. Ahora bien, la figura es elocuente, pues presenta no solo la imagen de la experiencia sino también sus significaciones. Se puede decir, con toda la provisionalidad del caso, que las vibraciones energéticas y materiales, inscritas en el cuerpo, se retienen en la memoria imaginaria o memoria figurativa. Esto es como la continuidad de la experiencia o del acontecimiento en la misma configuración.

 

En consecuencia, una hipótesis interpretativa de la relación entre vibraciones y metáforas, es que la metáfora logra retener las sensaciones y la impresión sensible de la experiencia del acontecimiento, tal como se constituye y conforma en su momento. En otras palabras, de manera resumida, la metáfora ya es memoria sensible.

 

Ahora bien, sin ir profundizando la temática, lo que nos interesa, por el momento, es comprender el juego metafórico y su relación con las huellas de las vibraciones en el cuerpo, como ejes constitutivos de la interpretación. Si utilizamos un entramado metafórico, que si bien, no es exactamente una trama, lo hacemos pues este es nuestro recurso  de la memoria sensible, que nos tocó guardar. Este entramado metafórico es el que permite interpretar y descifrar la experiencia[1].

 

En lo que respecta a la experiencia social del acontecimiento político, pues no hay una experiencia individual, sino colectiva, aunque se la asuma de manera particular y propia, el entramado metafórico ayuda a interpretar la experiencia. Puede aparecer como una tragedia o como una premonición, también como un drama circunstancial, en el decurso de una narrativa, ya sea romántico o apocalíptica; empero, lo que importa es que se da lugar a la interpretación. Es decir, a otorgar un sentido a la experiencia.

 

Lo que importa es lograr interpretar la experiencia. Lo que no implica que esta interpretación sea la verdadera; es una entre muchas posibles. El valor de la interpretación es que se ha dado, ha configurado una narrativa. Por lo tanto, la experiencia es evocada y transmitida. Hay que tomarla como una comunicación, como una transmisión, si se quiere, de información, acompañada por un sentido construido. Pero, los sentidos construidos no son la última palabra; son versiones de entre muchas otras posibles, que dan cuenta de lo acontecido. Aunque haya otras posibles interpretaciones, lo ineludible es que es esta interpretación y no otra de la que se parte.

 

De donde se parte es del lugar experimentado, memorizado, vivido y asumido de una determinada manera. Es como el primer paso en el escenario del baile; lo que viene, aunque esté, de alguna manera condicionado, por el primer paso, puede asumir, adquirir mayor soltura e invención. Entonces, se puede decir que la metáfora es como la redundancia imaginaria de la onda; de ninguna manera es donde la onda encuentra su esencia, en esa representación. Sino que la onda adquiere como un eco, teniendo en cuenta, otros posibles ecos.

 

Las vibraciones vibran, oscilan, ondulan, recorren; no dejan de deponer su huella, por más imperceptible que sea. Son captadas, si se quiere, registradas, además de percibidas. Las sensaciones y las imágenes son formas de registro, momentos articulados de la percepción. Las mismas ondas irradian en el tejido del espacio-tiempo; por otra parte, las vibraciones son como eventos, en cuya aparición dan cuenta de su contenido y forma; por así decirlo, dicho de manera provisional, no ocurren sin más, como si no ocurrieran, sino que el evento tiene su propia cavidad.

 

Dejando ahí, la interpretación prospectiva y especulativa, lo que interesa ahora, es reflexionar sobre el juego o la composición combinada entre lo que hemos denominado onda política y la metafórica, como acontecimiento figurativo, en el análisis de las formaciones discursivas políticas y sus praxis.

 

 

 

La metáfora de onda política, que utilizamos, enfoca la experiencia política desde las perspectivas del movimiento y, por lo tanto, del devenir. La experiencia política es visualizada como irradiación, como flujos de eventos, que inciden en los planos y espesores de intensidad sociales, en los espesores culturales y territoriales. Afectando los campos de fuerzas y las correlaciones de fuerzas de los campos; así como afectando a las subjetividades y los ámbitos comunicacionales. En relación a las estructuras institucionales, también son afectadas por estas vibraciones políticas. Por lo tanto, la metáfora de onda política, nos ayuda a desplazar los enfoques sobre lo político y la política. Al figurar de esta manera, vibrante, la experiencia política, se da lugar a desplazamientos de sentido, traslados de sentido y también transformaciones de sentido; lo político y la política como acontecimiento, adquirieren otras tonalidades y significaciones.  El pensar la experiencia política a partir de la configuración vibrante de onda, la política deja de ser concebida como institución o, en contraste, como interpelación o práctica. En su acepción moderna, la política como gobierno o como deliberación, incluso crítica, es desplazada por las perspectivas fluidas, en constantes flujos, vibrando en los tejidos espacio-temporales-sociales. Incluso, la política, en sentido más amplio, la política como cuidado de la ciudad, de la población de la sociedad, política que se integra a la ética como acción, es desplazada por enfoques que captan las incidencias de las vibraciones políticas, por más imperceptibles que sean.

 

La metáfora de onda política, como toda metáfora, ayuda a pensar; ahora, como otra forma de pensar, la del pensamiento complejo. Habíamos dicho que el pensamiento complejo comprende la simultaneidad dinámica de la complejidad, como sinónimo de realidad. Ahora, considerando la metáfora de onda, ayuda a pensar la intensidad de la energía, que se pone en juego; cómo incide esta energía en desplazamiento en los tejidos sociales; cómo afecta a las materialidades sociales. Cómo replantea las condiciones de posibilidad, logrando que estas condiciones de posibilidad aparezcan en su plasticidad y mutabilidad.

 

Ahora bien, para decirlo de una manera comprensible, las vibraciones políticas pueden llegar a destejer los tejidos sociales o, en contraste, retejerlos, preservando sus nudos y texturas. ¿De qué depende? ¿Del tipo de onda? ¿Del alcance y de la intensidad de la onda? ¿De las composiciones y combinaciones en el flujo de ondas? Si suponemos que una de las propiedades de las ondas es trasmitir, ¿depende de lo que transmiten? Ciertamente, cuando visualizamos la experiencia política desde la metáfora de onda, no podemos quedarnos solamente con esta figura, es indispensable comprender las relaciones de las ondas políticas con los tejidos sociales. ¿Qué efectos tienen las vibraciones de las ondas políticas en los tejidos sociales?

 

En un mundo vibrante, ocupado y hecho por multiplicidad de ondas, de todo tipo, parece necesario comprender los entrelazamientos de ondas y de sus flujos. ¿Hay o no algo parecido a la codificación y decodificación entre las ondas? ¿Cómo se afectan e inciden, sobre todo, cuando parecen adquirir distinta cualidad? Por ejemplo, ondas como condensadas en tejidos, en relación a ondas libres, como flujos de fuga.

 

Como se puede ver, son problemas, tópicos y temas pendientes. No pretendemos, de ninguna manera, resolverlos ahora; solo plantearlos. Lo que interesa anotar es el juego complementario entre onda política como metáfora, que hace pensar y visualiza la experiencia política, y la metaforización misma como hermenéutica figurativa y como otra manera de pensar.

 

En otras palabras, la metáfora de la metaforización ayuda a pensar, por lo tanto, ayuda a interpretar, en tanto que la onda política, que ciertamente es la metáfora en uso, hace referencia a lo que es pensado, la experiencia política. Hace referencia desde la perspectiva del movimiento y el devenir del mundo, concebido como tejido espacio-temporal en constante vibración energética.

 

 

 

 

 

—————

Volver


Contacto

Dinámicas moleculares

Andrés Bello 107
Cota Cota
La Paz-Bolivia


+591.71989419


Comunicado

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 


 

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 

 

Objetivo del programa:

Umbrales y limites de la episteme moderna, apertura al horizonte nómada de la episteme compleja.

 

Metodología:

Cursos virtuales, participación virtual en el debate, acceso a la biblioteca virtual, conexión virtual  colectiva. Control de lecturas a través de ensayos temáticos. Apoyo sistemático a la investigación monográfica. Presentación de un borrador a la finalización del curso. Corrección del borrador y presentación final; esta vez, mediante una exposición presencial.

 

Contenidos:

 

Modulo I

Perfiles de la episteme moderna

 

1.- Esquematismos dualistas

2.- Nacimientos de del esquematismo-dualista

3.- Del paradigma regigioso al paradigma cientifico 

4.- Esquematismo ideológico

 

Modulo II

Perfiles de la episteme compleja

 

1.- Teórias de sistemas

2.- Sistemas autopoieticos 

3.- Teorías nómadas

4.- Versiones de la teoria de la complejidad

 

Modulo III

Perspectivas e interpretaciones desde la complejidad

 

1.- Contra-poderes y contragenealogias 

2.- Composiciones complejas singulares

3.- Simultaneidad dinámica integral

4.- Acontecimiento complejo

 

Modulo IV

Singularidades eco-sociales 

 

1.- Devenir de mallas institucionales concretas

2.- Flujos sociales y espesores institucionales

3.- Voluntad de nada y decadencia

4.- Subversión de la potencia social

 

 

Temporalidad: Cuatro meses.

Desde el Inicio del programa hasta la Finalización del programa.

Finalizaciones reiterativas: cada cuatro meses, a partir del nuevo inicio.

Defensa de la Monografía. Defensas intermitentes de Monografías: Una semana después de cada finalización.



Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/estudios-del-presente/
Inscripciones: A través de la dirección: 

sebastianacontecimiento@gmail.com

Pluriversidad Oikologías

Avenida Andrés Bello. Cota-Cota. La Paz.

Teléfono: 591-71989419

Costo: 400 U$ (dólares).

Depósito:

PAYONER

Tarjeta 5300 7211 3134 3799

Nombre del banco

First Century Bank

Ruta (ABA)

061120084

Número de cuenta

4014539507051

Tipo de cuenta

CHECKING

Nombre del beneficiario

Raul Prada Alcoreza

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/

 

Pluriversidad Oikologías