Liberar la potencia social

07.04.2016 18:56

Liberar la potencia social

 

Raúl Prada Alcoreza

 

 

Liberar la potencia social.pdf

 

 

 

 

 

 

La potencia es la vida misma; es la poiesis, la autocreación permanente. Dicho así, como potencia, suena a energía, a dinámica; palabras que viene del griego. Pensado en el sentido filosófico, atribuido por Baruch Spinoza, es inmanencia. Ahora bien, interpretada desde la perspectiva de las teorías de la complejidad, que retoman la base conceptual de la biología molecular, es vida, en el sentido de memoria sensible, también de inteligencia, es decir, todo un acontecimiento hermenéutico y de diseño estratégico,  que coadyuva en las acciones y las prácticas. Procesos integrados, que pueden describirse como decodificación de la información, elaboración de interpretaciones, conformación de estructuras operativas, diseños de estrategias. Reconsiderando, tendríamos que decir que la potencia, supone vibraciones inaugurales de cuerdas, ondas que crean materia, flujos de energía, que al asociarse conforman partículas infinitesimales, también asociadas, que, en sus composiciones, terminan creando los átomos, las moléculas, la materia molar, la vida, en sentido restringido, en sentido biológico. Todo este periplo creador tiene como substrato el juego de las fuerzas fundamentales del universo

 

La potencia es vida en sentido amplio; no solo como cuando decimos que la materia es vida, que la existencia, con toda su complejidad y formas, en las distintas escalas del universo, es vida, así como lo es la vida, en el sentido bilógico; sino que es vida porque la vida no puede comprenderse sino como dinámica compleja e integral en su devenir permanente y paradójico.

 

Cuando decimos que hay que liberar la potencia social, liberando la vida social, para desplegar libremente sus capacidades creativas e inventivas, nos referimos a esta interpretación de la potencia, solo que lo hacemos, considerando la potencia social.

 

La potencia no es un concepto universal, como los que se construyeron en la modernidad, retomados por las interpretaciones filosóficas como centros operadores y reflexivos de sus sistemas teóricos. La potencia es un concepto complejo, que como tal supone la articulación integral de la pluralidad de singularidades, siendo la potencia misma singular. Si bien, se puede decir, que es un concepto heredado de la filosofía de Spinoza, que ciertamente, construye también conceptos universales, solo que inmanentistas, este concepto heredado se ha transformado en el pensamiento complejo.

 

La potencia, en el pensamiento complejo, es concebida como energía creadora; empero, como ya escribimos, energía múltiple, no única. Retomando una lectura, por lo tanto, una interpretación, de la teoría de las cuerdas, mencionábamos, por lo menos, dos formas primordiales de energía; la energía creativa y la energía cohesionadora; esta última la identificamos más con la fuerza fundamental de la gravitación. Esta distinción, entre energía creadora, que deberíamos llamar energía irradiadora, y la energía cohesionadora, que también denominábamos, energía conservadora, no establece taxativamente que la energía cohesionadora no sea, a su vez, creadora.  En realidad, se trata, efectivamente, de composiciones de energías. Cuando estas energías se realizan, es decir, se despliegan y desenvuelven, lo hacen como composiciones entre ambas. Esta es la paradoja creativa.

 

Lo que importa, en lo que respecta a la potencia social, es comprender que ya se trata de formas de energía, que suponen las energías primordiales y todas sus composiciones y combinaciones, que dan formas plurales de energías concretas. En el caso de la potencia social, hay pues formas complejas de la energía social, que suponen, a su vez, formas de composición y combinación de energías específicas.

 

Para no complicar la exposición, también hablaremos de la paradoja de la energía social, que es dinamizada por una energía conservadora y una energía transformadora. La segunda, se asienta en la primera; la primera, se afirma en la segunda; la primera, permite consolidar las creaciones de la segunda; la segunda, mantiene abierta la continuidad de la vida, en tanto creación e invención, es decir, devenir.

 

Habíamos identificado a la energía conservadora social con la inclinación a la asociación, que por razones ilustrativas de exposición, podemos denominar instinto de asociación, a pesar de lo peligroso que es colocar este término de instinto. Habíamos identificado la energía transformadora social con la capacidad creativa e inventiva de las sociedades alterativas, que, jugando con la metáfora del término empleado de instinto, podemos denominar instinto creador. El instinto de asociación lleva a las sociedades a construir instituciones, que en principio, son herramientas de sobrevivencia. El instinto de creación lleva a las sociedades a transformar sus mallas institucionales. Estamos pues ante la paradoja conservadora-transformadora social, que dinamiza los decursos de las sociedades humanas.

 

En ensayos anteriores hablamos de que las instituciones, que son instrumentos construidos, para coadyuvar en la sobrevivencia y para apoyar a las sociedades humanas, en sus propios decursos enriquecedores, se terminan convirtiendo en fetichismos dominantes, en maquinarias monstruosas que, al convertirse en las finalidades supremas de la sociedad, terminan convirtiendo las capturas de las fuerzas sociales en un permanente encierro, que atosiga, inhibe y limita sus capacidades, es decir, su potencia; en términos de Friedrich Nietzsche, las fuerzas son separadas de lo que pueden, generando la decadente voluntad de nada, el nihilismo.

 

La interpretación genealógica de las sociedades, sobre todo modernas, y de sus criaturas monstruosas, las instituciones fetichizadas, nos muestra el decurso de la decadencia, la historia moderna del nihilismo. Las sociedades humanas, por lo menos, las sociedades institucionalizadas, no las sociedades alterativas, han quedado atrapadas en el círculo vicioso del poder, que es la edificación vacía, helada, momificada, de esa voluntad de nada, que ha renunciado a la voluntad de potencia, a la creación. Delegando su voluntad y su representación al Estado. Este camino, usando esta figura de recorrido, que es el decurso nihilista de la modernidad, conduce al nihilismo consumado, concluyente, que es la muerte de las sociedades humanas.

 

En las condiciones de la decadencia de la modernidad, del sistema-mundo capitalista, del sistema-mundo cultural, del sistema-mundo político, del orden mundial de la banalidad y de la especulación, así como de la simulación,  que ya es el nihilismo consumado, la convocatoria a la subversión  generalizada de los pueblos, de las sociedades alterativas, contra este orden de la banalidad, de la especulación, de la economía política especulativa, de la economía política del chantaje, de la destrucción extractivista del planeta, se hace urgente. Esto significa la convocatoria a liberar la potencia social de los pueblos, por lo tanto, liberarse de las mallas y redes de captura de los bloques institucionales, liberarse de las criaturas que han creado las mismas sociedades.

 

 

 

Confederación mundial de los autogobiernos de los pueblos

 

Partiendo del hecho, enunciado como premisa, de que las sociedades humanas son las creadoras de las instituciones, que, una vez, que sirven como instrumentos, después, rigen las conductas y los comportamientos sociales,  para luego convertirse en las maquinas monstruosas, que dominan e inscriben en las carnes de los cuerpos sociales las historias políticas de las dominaciones, se puede deducir que son estas mismas sociedades, que sufren del poder de las instituciones que crearon, las que pueden desecharlas, una vez que se han convertido en amenaza.

 

Sin embargo, esto no ocurre. ¿Por qué? Si teóricamente parece fácil liberar la potencia social, en la práctica es muy difícil. Estamos ante humanos que no se sienten creadores, no se conciben como creadores, sino beneficiados por la herencia guardada y otorgada por las instituciones. Ven a las instituciones como si tuvieran vida propia; sin embargo, no la tienen. No solo que las sociedades son las creadoras de las instituciones, sino son las que les dan vida, las que las reactivan todos los días, las que las hacen funcionar.  Estamos ante humanos que creen que las instituciones son las que les dan vida, además, garantizan la vida. En estos imaginarios conformistas, consideran que sin las instituciones morirían o se embarcarían en un caos destructivo. Esta es la “ideología” del fetichismo institucional.

 

Si bien las instituciones han sido construidas por las sociedades humanas, en los ciclos largos, las instituciones constituyen a los sujetos sociales. Entonces, se trata de una doble construcción; se construyen instituciones como instrumentos de sobrevivencia; después, cuando estas instituciones se convierten en el fetichismos del poder, se usan estas instituciones para constituirse como sujetos sumisos, subordinados e inclinados a la voluntad de nada.

 

Es como una auto-castración. Donde los sujetos normatizados y normalizados entregan sus órganos, como los eunucos ante el monarca de las dinastías de la China antigua, para servirle con la garantía de su esterilidad sumisa. Solo así, con sujetos castados, las instituciones pueden dominar, puede consolidarse el poder, las formas del poder, sus diagramas de dominación y sus cartografías de fuerzas capturadas. Se explica entonces que sea difícil que las sociedades, creadoras de las instituciones, puedan desecharlas, una vez que se han convertido en una amenaza. La condición de castración de los sujetos sociales lo impide.

 

Figurativamente podríamos preguntarnos: ¿cómo devolver los órganos a los sujetos sociales castrados? Esto solo puede darse rescatando cada quien sus propios órganos, separados del cuerpo. Esto implica la subversión generalizada de los pueblos, de los colectivos, de las comunidades, de los grupos, de los individuos, en todos los planos de intensidad que el poder vincula, consolidando sus dominaciones.

 

Esto solo pueden hacerlo individuos, grupos, colectivos, comunidades, pueblos, que comprendan las genealogías del poder y desentrañen la mecánica de las dominaciones, que los someten. Ahora bien, esta comprensión, como dijimos en otros textos, no es tarea de vanguardias, que enseñan. Es tarea de los propios eunucos. A veces la crisis profundas, sociales, políticas y económicas, despiertan en ellos halos de voluntad de potencia y se rebelan. Sin embargo, en las historias políticas de la modernidad, las revoluciones han terminado sustituyendo una forma de dominación por otra, en vez de liberar la potencia social.

 

Quizás la tarea de los y las activistas libertarias sean estas convocatorias movilizadas a los pueblos, pero, más que a los pueblos, a la escucha racional de los pueblos, que ya es una escucha subordinada al poder, se trata de una convocatoria a la potencia social inmanente en los pueblos, en los colectivos, en las comunidades, en los grupos, en los individuos. Se trata de hablar con la potencia social, en leguajes que logren despertarla.

 

 

En un mundo globalizado, cohesionado por el sistema-mundo capitalista, de-culturizado o banalizando las culturas en la forma global de la banalización compartida y homogénea, por el sistema-mundo cultural, legitimando la multiplicidad de dominaciones, integradas en la dominación global del orden mundial, por el sistema-mundo político, la subversión generalizada de los pueblos del mundo no puede darse sino mundialmente. Teniendo en cuenta las experiencias sociales y políticas de los pueblos, en la modernidad, se comprende que los alcances de las revoluciones locales y nacionales, son limitados, y tienden a ser regresivos, a partir de un punto de inflexión. No hay salidas parciales en un mundo globalizado; son todos los pueblos los que se encuentran dominados y subordinados por el orden mundial de las dominaciones integradas, regidas jurídica y políticamente por el orden mundial. No hay pueblo que se salve, ni siquiera los pueblos de las llamadas potencias imperialistas; en el orden mundial, en la estructura del imperio, tampoco escapa el pueblo de la hiper-potencia, que hace de gendarme del imperio mundial. Es más, se encuentra cada vez más controlado, más vigilado, sobre todo chantajeado, desinformando; inventándose enemigos los aparatos “ideológicos” y las máquinas de guerra, para tener al pueblo bajo su mando. Es un pueblo que también tiene que pagar la crisis de sobreproducción; crisis convertida, administrativamente, por el sistema financiero internacional, en crisis intermitentes financieras. La hiper-burguesía mundial, que es la clase super-privilegiada del mundo, reducida a un mínimo cuantitativo,  que maneja los hilos del orden mundial; en consecuencia, que monopoliza el acceso a las reservas, además de monopolizar los mercados, la ciencia, la tecnología y las comunicaciones; ha declarado, prácticamente la guerra a todos los pueblos del mundo, ha decidido encaminarse a un mundo al estilos del mundo de Orwell, donde los pueblos del mundo serán sometidos a la subordinación más calada, convirtiéndolos en deudores eternos de la deuda infinita.

 

A los pueblos del mundo no les queda otra cosa que tomar el guante, cobrar consciencia de que se les ha declarado la guerra; coaligarse para defenderse como confederación de pueblos, y buscar una salida a la crisis orgánica y estructural del sistema-mundo capitalista. Buscar una salida a la crisis estructural de la civilización moderna, abriendo horizontes a otras civilizaciones alternativas y a otros mundos alternativos. Los pueblos no son enemigos, como les han hecho creer sus estados, constituidos en la “ideología” de la geopolítica, geopolítica de la dominación del espacio; por cierto, teoría elemental; solo enaltecida por la ceremonialidad de las instituciones del poder.  También han incidido en una inducción parecida las “ideologías”, sean doctrinarias o fundamentalistas, además de los fundamentalismos religiosos. Los estados, las “ideologías”, los fundamentalismos, requieren de enemigos para legitimarse y mantener subordinados a sus pueblos, blandiendo constantemente el chantaje permanente de la amenaza del enemigo o los enemigos, considerados monstruos o endemoniados. La ironía es que estos enemigos, en el fondo, aunque no lo crean, son cómplices, pues se necesitan; si no habría enemigo, no tendría sentido su presencia, la presencia del Estado, de estas “ideologías”, de estos fundamentalismos.

 

Los pueblos, después de sus largas historias dramáticas, después de haber aprendido, en esas experiencias sociales singulares, no están en el mundo efectivo para pelearse entre ellos, como imaginan los delirios paranoicos de los estados, de las “ideologías”, de los fundamentalismos. Están para integrarse armónicamente con los ciclos vitales del mundo efectivo y los ciclos existenciales del universo. Están para comprender, comunicarse y actuar de manera aperturante y complementaria en el universo. Aunque haya tenido historias largas de guerras, en distintos periodos, él y la humana no son un ser para la guerra, ni un ser para la muerte, como supone Martin Heidegger; es un ser destinado a la vida, un ser de armonización y comunicación entre los seres del universo. Esta tarea no se la puede cumplir si no se resuelven los problemas cruciales acumulados por la humanidad.

 

Lo que impide hacerlo, resolver los problemas cruciales acumulados, y avanzar al cumplimiento de sus tareas primordiales, son las máquinas de poder y las máquinas de guerra, además de las máquinas de valorización abstracta capitalistas y sus estrategias de acumulación especulativas; son pues el conjunto de las mallas institucionales, convertidas en fetichismos del poder. Por eso, es indispensable, que sean las mismas sociedades, que han construido estos monstruos, que se han vuelto una amenaza para la vida, las que los desmantelen, asuman la democracia radical, participativa, en la forma de democracia auténtica, la de los autogobiernos. Encaminándose a hacerse cargo del mundo en la forma de Confederación de autogobiernos de los pueblos.

 

  

 

 

—————

Volver


Contacto

Dinámicas moleculares

Andrés Bello 107
Cota Cota
La Paz-Bolivia


+591.71989419


Comunicado

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 


 

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 

 

Objetivo del programa:

Umbrales y limites de la episteme moderna, apertura al horizonte nómada de la episteme compleja.

 

Metodología:

Cursos virtuales, participación virtual en el debate, acceso a la biblioteca virtual, conexión virtual  colectiva. Control de lecturas a través de ensayos temáticos. Apoyo sistemático a la investigación monográfica. Presentación de un borrador a la finalización del curso. Corrección del borrador y presentación final; esta vez, mediante una exposición presencial.

 

Contenidos:

 

Modulo I

Perfiles de la episteme moderna

 

1.- Esquematismos dualistas

2.- Nacimientos de del esquematismo-dualista

3.- Del paradigma regigioso al paradigma cientifico 

4.- Esquematismo ideológico

 

Modulo II

Perfiles de la episteme compleja

 

1.- Teórias de sistemas

2.- Sistemas autopoieticos 

3.- Teorías nómadas

4.- Versiones de la teoria de la complejidad

 

Modulo III

Perspectivas e interpretaciones desde la complejidad

 

1.- Contra-poderes y contragenealogias 

2.- Composiciones complejas singulares

3.- Simultaneidad dinámica integral

4.- Acontecimiento complejo

 

Modulo IV

Singularidades eco-sociales 

 

1.- Devenir de mallas institucionales concretas

2.- Flujos sociales y espesores institucionales

3.- Voluntad de nada y decadencia

4.- Subversión de la potencia social

 

 

Temporalidad: Cuatro meses.

Desde el Inicio del programa hasta la Finalización del programa.

Finalizaciones reiterativas: cada cuatro meses, a partir del nuevo inicio.

Defensa de la Monografía. Defensas intermitentes de Monografías: Una semana después de cada finalización.



Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/estudios-del-presente/
Inscripciones: A través de la dirección: 

sebastianacontecimiento@gmail.com

Pluriversidad Oikologías

Avenida Andrés Bello. Cota-Cota. La Paz.

Teléfono: 591-71989419

Costo: 400 U$ (dólares).

Depósito:

La cuenta de depósito es: 12555205. BANCO UNION.

Cuando es depósito del extranjero, respecto a Bolivia,

el código SWIFT del Banco Unión de Bolivia es: BAUNBO22. 

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/

 

Pluriversidad Oikologías