La fulgurante estética adolescente

11.01.2016 12:22

La fulgurante estética adolescente

 

 

Raúl Prada Alcoreza

 

 La fulgurante estética adolescente

chabas-nymphes 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es que cada tomo de la novela En busca del tiempo perdido tenga definida sus fronteras, distinguiéndolos por temáticas abordadas, por periodos, por problemáticas; de ninguna manera. Mas bien, seconectan, se atraviesan, se entremezclan, borrando delimitaciones; se retoman, se abordan, a pesar de desplegar hilos transversales, que los hacen propios y distintos. El segundo tomo, A la sombra de las muchachas en flor, tiene como su núcleo en el descubrimiento de la adolescencia femenina, reverberante y espontánea, exponente de la belleza juvenil, en la gracia cándida y traviesa. Este descubrimiento, este brotar de sensaciones, que se emocionan ante estas revelaciones; este encontrar la estética no solamente en el arte y en la lectura sino en las formas, las expresiones, los rasgos, las figuras, los rostros, de las muchachas primaverales, muestra los encantos delmundo, que hace circular sus climas, los ciclos de la vida, la presenciade esta alegría explosiva y espontánea, juguetona, de las muchachas adolescentes.

 

El escritor, en un principio, se sorprende, se obsesiona, quiere conocerlas; pero, le parecen distantes, aunque atractivas. En la medida que va dándose lugar la relación de amistad y de conocimientocasual; sobre todo, cuando, imprevistamente, una de ellas, Albertina, es también amiga del pintor Elstir, a quien el escritor y su amigo Roberto, admiran. Se encuentran en el estudio del pintor. A partir de ahí, Albertina es como la puerta de ingreso al mundo de lasmuchachas en flor. Se hace amigo de ellas, participa en sus travesuras, en sus conversaciones, asombrándose de esa otra manera de ser, de la mujer, sobre todo joven, adolescente. Para quienes las emocionesdirigen la palabra, el lenguaje, acompañada por expresiones corporales, que extienden la emoción en la cadencia de losmovimientos, dándole a la palabra una atmosfera seductora y una irradiación sonora acariciante.

 

El escritor se enamora de todas, del conjunto, donde lassingularidades de rostros, de bellezas propias, adquieren el compás en movimiento del devenir. Quizás, en un principio, por eso, no distingue rostros y nombres, figuras y personas. Sera, después, cuando por experiencia, las vaya individualizando; distinguiendo rasgos, incluso perfiles de sus caracteres; diferenciando imperceptiblemente su encanto en cada una de ellas. Es con Albertina y Andrea con quienes comienza un acercamiento mayor y mayor complicidad. Las dos amigas, que además de quererse, se apoyan, sobre todo Andrea a Albertina. Sera con Albertina, más tarde, con quien comience un romance, viva en pareja, sea feliz y viva atormentado al mismo tiempo, sobre todo por los celos.

 

Sin adelantarnos a los otros tomos, si esa es la perspectiva, como quien dice, lo sugerente, en el tomo dos, es esta aventura de las sensaciones, este compartir con la alegría juvenil, esta complicidad amistosa y cariñosa con las muchachas. Los juegos y las travesuras inocentes, que llegan al borde de las insinuaciones. Quedan en el umbral. Una especie de posibilidad y de promesa. Lo sugerente también es comprender el cuadro de estas relaciones, el cuadro delmundo de las muchachas en flor; distinguir, por ejemplo, el papel que cumple cada una de ellas; la que hace de inteligente, mejor dicho, más sabia; no solo por sus notas en el colegio, sino por la manera de responder, de interponer una meditación, por más rápida que sea, por más suave que acontezca. Quién hace de audaz, hasta un poco atrevida, llevando su carácter hasta la intrepidez. Quién, en su silencio recatado, a pesar de su participación en el grupo, en los juegos y en las conversaciones, esconde una sensualidad elaborada. Quienes, en el fragor de las vacaciones en Balbec, aparecen como relámpagos, mostrando su identidad particular, su singular manera de componer, en el grupo, una combinación donde dejan huella.

 

Cuando las vacaciones culminan, el escritor se queda solo en Balbec, meditando sobre esta experiencia novedosa, recordando a las muchachas, sus nombres, sus rostros, sus caracteres, sus diferencias y analogías. Es cuando se da cuenta ante la playa, donde dejaron sus pasos indelebles las muchachas, ante la vista del extenso mar y su horizonte, confundido con el horizonte de la bóveda celeste, embrollando, ambos horizontes, sus colores en un continuo de acuarela, dando lugar a los cambios de la entonación del paisaje, de la composición de colores, por lo tanto, del sentido inmanente mismo de este acontecimiento pictórico, inmanencia de la expresión intensa de estos paisajes, mutantes en distintas horas, que todo está ligado, comunicado, todo se entrelaza. Las muchachas participaron con sus voces, sus encantadoras alegrías, sus primaverales bellezas, en este acontecer vital de los paisajes integrados.

 

Ciertamente, este relato, aunque nuclear, no es el único relato que aparece en el tomo mentado. Al comienzo de la narración, se cuenta, con minucioso arte descriptivo, dibujando en prosa, el mundo de las relaciones de influencias. Se describe al Señor Norpois, autoridad en la Cancillería, amigo del padre, interesado en aconsejar a los padres y al hijo a seguir la carrera de literatura, hacerse escritor, cuando los padres esperaban una continuación de la carrera del padre, en la Cancillería; una carrera diplomática. El padre cambia rápidamente de opinión; la madre no; le apena, pensando en el porvenir del hijo. Al hijo le sorprende, pues es un implícito reconocimiento a una redacción que él hizo y leyó Norpois. Sabemos que es este el destino que toma, por así decirlo. Otro relato sugerente es cuando describe su amor e idealización de la música, también de sus interpretacionespor las artistas. Berma es toda una figura, próxima a la maravilla, si es que no es ya esta forma de belleza estética, por la fama y por saberse una excelente interprete. Sin embargo, cuando la escucha, se sorprende que, aunque exponga y realice muy bien la obra, a su modo, no coincide del todo con sus expectativas. Esto lo deja asombrado y obligado a entender estas diferencias entreexpectativas y efectuación. No es tan fácil resolver estas preguntas. Emocionado tanto por el reconocimiento de Norpois, como por haber escuchado a Berma, interpretando a Fedra, con todas sorpresas que trae la exposición dada y escuchada, decide hacer una carta a Swann; en ella, se refere a los padres de Gilberta, Swann y Odette, a quienes admiraba, confesando en la carta este aprecio y devoción; sobre todo a Swann.  La carta es entregada a la misma a Gilberta, para que le entregue al padre. Swann toma la carta con cierto desdén, hace muy pocos comentarios; es como confirmara la opinión que tenia del futuro escritor, también cierto desagrado de la amistad entre él y su hija. Vemos, que desde un principio, fueron un tanto complicadas las relaciones y el enamoramiento del personaje central de la novela, el narrador, respecto a Gilberta.

 

Observemos que en la secuencia de la narración, en el tomo en cuestión, el desarrollo de una frustración, la relación con Gilberta, antecede, por así decirlo, al gozo y la alegría de la amistad con lasmuchachas en flor, que es como el núcleo de esta narración. Esto suena a un análisis estructuralista de la novela; sin embargo, esteesquema estructural. Esta estructura binaria, por así decirlo, y decontrastes, en la composición estructural, solo es como una herramienta provisional, quizás, mejor dicho, como un andamiaje, para remarcar ciertos rasgos; empero, para podernos adentrar no a su estructura, sino, a lo que dijimos antes, al tejido complejo de lanarratividad exuberante, compleja, entrelazada, de los tejidos de la obra. Independientemente de que se trate no de una trama, una construcción del mito, es decir, la construcción de sentido, a la manera aristotélica, sino de entramados, cuyos tejidos no avanzan aldesenlace, sino al aprendizaje, la experiencia del enamoramiento de Gilberta, del romance truncado, lo prepara para valorar la amistadcon las muchachas en flor. Es como si el cuerpo se templara, afinara sus cuerdas, para vibrar mejor, acústicamente, ante la experienciaprimaveral del gozo de la belleza adolescente.

 

No es pues, desde nuestro punto de vista, el análisis estructural, el que puede explicar esta narrativa en devenir, sino, mas bien, el devenir de la experiencia, que se convierte en memoria. Es la experiencia la queaprende, donde se aprende, la que enseña, la que hace madurar, la que apertura el mundo, abriendo horizontes de emociones y sensaciones; también de comprensiones; entonces de saberes. Es en el devenir memoria de la experiencia, en el devenir saber de la memoria, donde podemos encontrar interpretaciones del entramado narrativo de En busca del tiempo perdido.

 

La experiencia no es o no se reduce a la definición instrumental deempírea, que los positivistas han convertido en la premisa del método. La experiencia es mucho más, es el acontecimiento del cuerpo comoespesor de la fenomenología de la percepción. La experiencia no es solamente el abigarrado plegamiento de mapas de huellas, sedimentaciones, estratificaciones, en movimiento, que inscribe elmundo en el cuerpo que lo percibe, es la matriz inicial, por eso vital, además de inaugural, de las interpretaciones posibles del mundo. No solo como registro vivo, sino como composiciones de sensaciones, de imaginaciones, de razones, inmediatas, que comparan formas, espesores, olores, sabores, colores, irradiaciones, expresiones, dando lugar a una musicalidad primordial del cuerpo que interpreta elmundo sin gramática y palabras.

 

Lo sugerente de las reflexiones del escritor en la novela es que no medita en base a proposiciones o premisas filosóficas; no es a la razón a la que se pregunta; sin descartarla, de ninguna manera; mas bien, somete a la razón al tribunal, usando el término metafóricamente, de las sensaciones. Se pregunta, en el fondo, sobre la armonía musical y laarmonía pictórica lograda. No se trata de una reflexión autorreferente, sino de una reflexión que recurre a otros planos de intensidad para apoyar la reflexión con la memoria de las sensaciones.

 

Si bien la narrativa de la novela es un entramado de tejidos en devenir, lo que parecería una configuración compleja y hasta abigarrada, es, más bien, transparente, por la honestidad del escritor con todo sucuerpo, con el acontecer de la percepción, por esa manera de conectarreflexión y sensaciones, por ese modo de articular reflexión y vivencias, sobre todo reflexión y experiencia integral del cuerpo. Ninguna meditación concluye, ninguna reflexión se cierra, todas quedan abiertas, como las ventanas abiertas a la brisa. Obviamente, no se trata de la duda de René Descartes, sino de una meditación inacabada, sobre todo de una meditación que medita la mutaciónmisma de la vida; por lo tanto, meditación que se transforma. Por esto, también, no estamos ante la trama de la novela de costumbre, esta es la razón por la que no se avanza a un desenlace, ni se lo busca, sino estamos ante un entramado de posibilidades abiertas.

 

Bergotte es el escritor referente del futuro escritor, a quien ha leído y admira, por su prosa. Con emoción lo llega a conocer; empero, cuando lo conoce, no es que se desilusiona, sino vuelve a experimentar el contraste entre la idealización y la presencia concreta, efectiva, practica, de la persona que se admira. No era lo que esperaba. En vez de viejo sabio, imagen construida por su imaginación, aparece un joven de baja estatura, miope y con toda la elocuencia manifiesta de su piel, de sus venas, de sus vasos y de sus ganglios.  Un hombre común de negra perilla. Estas experiencias decontrastación entre idea y realidad son las que enseñan. Es cuando seaprende que el mundo no pertenece a las ideas sino que las ideaspertenecen al mundo; que el mundo efectivo aproxima todo, todas lassingularidades, a todos los humanos, a lo que son plenamente, formas singulares, individualizadas, de la vida que compartimos. Después, la prosa de Bergotte va ser encontrada como repetitiva, que no alcanza la belleza que el mismo había imaginado encontrar. Sin embargo, reconoce todo lo que le ha enseñado y dado apertura la escritura de Bergotte.

 

Con las muchachas en flor le ocurre algo distinto, que comoexperiencia y aprendizaje le enseña algo diferente. No esperaba encontrar la belleza idealizada en el arte, en la escritura, en la historia, en la arquitectura de las construcciones antiguas, de las iglesias legendarias, revelado magníficamente en el mundo cotidiano de las adolescentes. Le sobresalta descubrir una belleza no elaborada, no trabajada, salvo, claro está, socialmente, una belleza espontánea y reverberante en la elocuencia traviesa de los comportamientos, en la pronunciación corporal de movimientos de los cuerpos rutilantes, de figuras delicadas y voluptuosas. No esperaba encontrar la belleza en los juegos del grupo y en la amistad temprana de esas complicidades inocentes.

 

Quizás por esto, podemos decir que Marcel Proust no es exactamente un psicólogo, como todo novelista, de alguna manera, lo es, con distintos alcances y tonalidades, sino un intrépido explorador de la inmanencia plural de las múltiples formas de lapotencia de la vida, en la reverberación de sus singularidades proliferantes. En sentido clásico de la palabra, no es pues una novela, sino la interpretación acuciante de las narrativas a-gramáticas de la vida, también, por esto, de las vidas singulares.

—————

Volver


Contacto

Dinámicas moleculares

Andrés Bello 107
Cota Cota
La Paz-Bolivia


+591.71989419


Comunicado

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 


 

Pluriversidad Libre Oikologías

Proyecto emancipatorio y libertario de autoformación y autopoiesis

 

 

Diplomado en Pensamiento complejo:

Contrapoder y episteme compleja

 

 

Objetivo del programa:

Umbrales y limites de la episteme moderna, apertura al horizonte nómada de la episteme compleja.

 

Metodología:

Cursos virtuales, participación virtual en el debate, acceso a la biblioteca virtual, conexión virtual  colectiva. Control de lecturas a través de ensayos temáticos. Apoyo sistemático a la investigación monográfica. Presentación de un borrador a la finalización del curso. Corrección del borrador y presentación final; esta vez, mediante una exposición presencial.

 

Contenidos:

 

Modulo I

Perfiles de la episteme moderna

 

1.- Esquematismos dualistas

2.- Nacimientos de del esquematismo-dualista

3.- Del paradigma regigioso al paradigma cientifico 

4.- Esquematismo ideológico

 

Modulo II

Perfiles de la episteme compleja

 

1.- Teórias de sistemas

2.- Sistemas autopoieticos 

3.- Teorías nómadas

4.- Versiones de la teoria de la complejidad

 

Modulo III

Perspectivas e interpretaciones desde la complejidad

 

1.- Contra-poderes y contragenealogias 

2.- Composiciones complejas singulares

3.- Simultaneidad dinámica integral

4.- Acontecimiento complejo

 

Modulo IV

Singularidades eco-sociales 

 

1.- Devenir de mallas institucionales concretas

2.- Flujos sociales y espesores institucionales

3.- Voluntad de nada y decadencia

4.- Subversión de la potencia social

 

 

Temporalidad: Cuatro meses.

Desde el Inicio del programa hasta la Finalización del programa.

Finalizaciones reiterativas: cada cuatro meses, a partir del nuevo inicio.

Defensa de la Monografía. Defensas intermitentes de Monografías: Una semana después de cada finalización.



Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/estudios-del-presente/
Inscripciones: A través de la dirección: 

sebastianacontecimiento@gmail.com

Pluriversidad Oikologías

Avenida Andrés Bello. Cota-Cota. La Paz.

Teléfono: 591-71989419

Costo: 400 U$ (dólares).

Depósito:

La cuenta de depósito es: 12555205. BANCO UNION.

Cuando es depósito del extranjero, respecto a Bolivia,

el código SWIFT del Banco Unión de Bolivia es: BAUNBO22. 

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/

 

Pluriversidad Oikologías